6 de julio de 2020
22 de abril de 2006

La esperanza de vida de las mujeres madrileñas es la más alta de España

La esperanza de vida de las mujeres madrileñas es la más alta de España

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid presenta uno de los mejores indicadores de salud del conjunto del Estado español, destacando la tendencia descendente de la mortalidad por casos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, digestivas y transmisibles, que contribuyen a que Madrid sea la Comunidad con más alta esperanza de vida al nacer en mujeres y una de las más elevadas en hombres, según se desprende del II Informe del Estado de Salud de la Población en la Comunidad de Madrid que presentó hoy el director general de Salud Pública y Alimentación, Agustín Rivero.

"El conocimiento y análisis de estos indicadores son un instrumento imprescindible para mejorar la capacidad de respuesta de nuestro sistema sanitario, y los datos que ofrece este informe nos hace reflexionar en la necesidad de replantear las estrategias sanitarias para adaptarlas a la nueva situación demográfica, el envejecimiento de la población y los estilos de vida de la población inmigrante", indicó Rivero.

La mejora de la salud de la población madrileña sitúa a Madrid como la comunidad autónoma con más alta esperanza de vida al nacer en mujeres, 84,36 años, y una de las mejores en hombres, 77,51 años.

Este fenómeno se refleja igualmente en las edades más jóvenes, puesto que la mortalidad infantil ha disminuido un 50 por ciento con respecto a años anteriores, y con 3,81 defunciones por cada mil nacimientos.

MÁS DE 70.300 NACIMIENTOS AL AÑO

Los cambios sociodemográficos experimentados en Madrid en los últimos lustros se reflejan de manera especial en los indicadores de fecundidad. La natalidad ha aumentado tras más de 20 años en descenso y la fecundidad se estima en 1,35 hijos por mujer. En total, se contabilizan un total de 70.310 nacimientos al año, cifra no alcanzada desde 1980.

Este cambio de patrón se explica doblemente por el creciente número de nacimientos de madres inmigrantes, y por el grupo de edad de mujeres que actualmente se encuentran en edades de máxima fecundidad. A la vez, sigue aumentando la edad en la que la mujer tiene su primer hijo, con una media de 31,7 años frente a los 28,16 años de 1980.

CAUSAS DE MUERTE

Las principales causas de muerte son la cardiopatía isquémica (10,3 por ciento), la enfermedad cardiovascular (7,5 por ciento) y el cáncer de pulmón (5,8 por ciento), que suman el 23,5 por ciento del total de las defunciones. Las enfermedades cardiovasculares suponen en Madrid 12.097 fallecimientos, el 30 por ciento de las muertes totales.

Sin embargo, en los últimos diez años ha descendido de forma importante la mortalidad por patologías cerebro vasculares y tanto en hombres como en mujeres (36 por ciento y 40 por ciento respectivamente).

Pese al descenso, los tumores malignos son una de las primeras causas de muerte en los varones y la segunda entre las mujeres. En los hombres, los cuatro con mayor incidencia son los de pulmón (con 1.777 muertes),colón-recto, vejiga y próstata. En las mujeres, prevalece el cáncer de mama, colon, recto, útero y ovario. Las enfermedades respiratorias suponen la tercera causa de muerte en Madrid, y provocaron en 2002 un total de 5.191fallecimientos.

DISCAPACIDAD Y MALA SALUD

Las patologías que más carga de enfermedad provocan (años de vida perdidos por muerte y discapacidad) son las enfermedades neuropsiquiátricas como depresión (9,8 por ciento), demencias (7,8 por ciento) o abuso del alcohol, así como las que afectan a los órganos de los sentidos (cataratas) y las osteomusculares (artritis, artrosis u osteoporosis). Se trata de patologías que generan muy pocas defunciones pero mucha discapacidad o mala salud,"por lo que se convierten en prioridades de intervención", indicó Rivero.

La depresión, las demencias y el consumo de alcohol son las causas de mayor número de años de vida sana perdidos en el conjunto de la población. Los problemas de salud mental son los que producen más discapacidad en todos los grupos de edad. En total, durante el año 2004, se produjeron 13.174 ingresos hospitalarios por estas disfunciones.

En primer rango se sitúan las mujeres adolescentes (15 a 19 años) en relación con ingresos por trastornos de la conducta alimentaria (anorexia y bulimia). En los varones de 25 a 45 años destaca el aumento relacionado con las conductas relacionadas con el alcohol y las drogas.

ALTAS TASAS DE VACUNACIÓN

En relación con las enfermedades transmisibles y prevenibles por vacunación, destaca el alto nivel de cobertura alcanzado, por encima del 95 por ciento. Descienden los casos de parotiditis, tuberculosis y paludismo. No se ha detectado ningún caso de meningitis C en menores de 20 años en la última temporada, tras la campaña de vacunación dirigida a este colectivo.

En el año 2004 se notificaron 347 casos de Sida, que se mantiene en descenso. El 80 por ciento eran hombres, de los que el 72 por ciento tenía entre 30 y 49 años al diagnóstico. La adicción a drogas por vía parenteral y las relaciones sexuales sin protección adecuada constituyen los principales factores de riesgo de esta enfermedad.

EJERCICIO FÍSICO Y ALIMENTACIÓN

El ejercicio físico es un factor determinante para prevenir enfermedades. El 47,5 por ciento de los madrileños lleva una vida sedentaria, con un incremento en los últimos años del 12 por ciento en los hombres y en un 23 por ciento en las mujeres. Con respecto a la antropometría, el 36,8 por ciento de la población adulta de 18 a 64 años tiene sobrepeso u obesidad. En los hombres se incrementa esta tendencia un 19,1 por ciento si se compara con los dos últimos años.

CONDUCTAS DE RIESGO Y SALUD JUVENIL

En la Comunidad de Madrid, el consumo actual de tabaco es ligeramente más frecuente en los hombres, 37,3 por ciento, que en las mujeres, 35,3 por ciento. El 56,7 por ciento son clasificados como bebedores habituales.

Los partos, las enfermedades digestivas y las causas externas son los principales motivos de internamiento hospitalario entre los jóvenes. Sin embargo, los estilos de vida y hábitos adquiridos (ejercicio físico, nutrición, consumo de tabaco o alcohol) tendrán gran repercusión en la edad adulta desde el punto de vista de su salud. Tres de cada cuatro adolescentes (15-16años) realiza alguna actividad física dentro o fuera del centro escolar la mayoría de los días.

Los jóvenes madrileños muestran un alto consumo de alimentos ricos en proteínas y grasas e insuficiente de frutas y verduras, y elevada ingesta de chucherías saladas. La proporción de jóvenes que fuma diariamente es superior en las mujeres (23 por ciento) que en los hombres (18,9 por ciento), y la prevalencia se incrementa rápidamente con la edad.