6 de julio de 2020
31 de octubre de 2006

Las estatinas disminuyen hasta un 25% el riesgo de mortalidad en pacientes con fallo cardiaco

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con fallo cardiaco que utilizaron estatinas por primera vez mostraron un menor riesgo de mortalidad cercano al 25 por ciento en comparación con quienes no tomaron estos fármacos así como un menor riesgo de hospitalización, según un estudio del Centro Kaiser Permanente en California del Norte (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Las estatinas disminuyen el nivel de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, según sus siglas en inglés). Sin embargo, algunos estudios indican un mayor riesgo de efectos secundarios en personas con fallo cardiaco y menores niveles de colesterol LDL, aunque se desconoce si la terapia con estatinas tiene efectos beneficiosos sobre el progreso de los pacientes con fallo cardiaco.

Los científicos analizaron la asociación entre la iniciación de la terapia con estatinas y los riesgos de mortalidad y hospitalización en una gran población de pacientes con fallo cardiaco que cumplían los requisitos para la terapia de disminución de lípidos. El estudio, realizado entre 1996 y 2004, incluyó a 24.598 pacientes, de los que el 51,4 por ciento (12.648) iniciaban la terapia con estatinas. La media de seguimiento fue de 2,4 años, un periodo en el que fallecieron 8.235 pacientes.

Los investigadores descubrieron que la nueva terapia con estatinas se asoció con un 24 por ciento de disminución del riesgo relativo de mortalidad en comparación con no tomar estos fármacos, incluso después de ajustar el nivel de colesterol, el uso de otros fármacos cardiovasculares y otros factores.

De forma similar, el uso de las estatinas por primera vez se asoció con un 21 por ciento de reducción en el riesgo relativo de hospitalización por fallo cardiaco en comparación con no tomar las estatinas. Esta disminución en la tasa de mortalidad y hospitalización se observó en presencia o ausencia de enfermedades coronarias conocidas.