7 de julio de 2020
27 de junio de 2006

El estrógeno podría evitar el desarrollo de la aterosclerosis, según un estudio en conejos

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El estrógeno podría evitar la formación de placas de aterosclerosis en los vasos sanguíneos al inhibir la expresión de una enzima, la arginasa II, según un estudio realizado en conejos por investigadores de la Universidad de Nagoya (Japón) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los expertos explican que la aterosclerosis es la acumulación de coágulos en las paredes de los vasos sanguíneos. En respuesta a niveles elevados de colesterol, las células que cubren los vasos sanguíneos expresan moléculas adherentes sobre su superficie y estas moléculas atraen las células circulantes, causando la acumulación y estrechamiento de los vasos sanguíneos. El estrógeno funciona contra esta acumulación al evitar que las células circulantes se adhieran.

Para determinar cómo el estrógeno evita esta acumulación, los científicos investigaron una diana potencial del estrógeno, una enzima llamada arginasa II.

Los investigadores compararon grupos de conejos alimentados con una dieta alta en colesterol. Ambos grupos de animales habían pasado por la extirpación de sus ovarios y tenían los niveles de estrógeno natural (estradiol) reducidos de forma natural, pero a uno de los grupos se le había añadido estrógenos a través de su dieta. El grupo que no tomaba estrógenos en la alimentación mostró múltiples lesiones ateroscleróticas mientras que aquellos con estrógenos en su dieta mostraron menos lesiones.

Según los científicos, análisis posteriores mostraron que la arginasa II se encontraba en menores cantidades en el grupo con estrógeno, lo que sugiere que dirigirse a esta enzima podría evitar las lesiones de aterosclerosis. Los investigadores sugieren que la arginasa II estimula la producción de componentes que aumentan la acumulación celular en la enfermedad cardiaca.