7 de julio de 2020
2 de marzo de 2006

Europa podría sufrir inviernos extremos como consecuencia del cambio climático, según Adena

Europa podría sufrir inviernos extremos como consecuencia del cambio climático, según Adena

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización conservacionista WWF/Adena alertó hoy en un informe de que, como consecuencia del cambio climático, hay una mayor probabilidad de que Europa sufra inviernos extremos en un futuro próximo, con tormentas más fuertes y frecuentes, a menos que se reduzcan drásticamente las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Concretamente, en la costa norte de España, se espera que haya un 10 por ciento más de días con vientos fuertes, y sus velocidades máximas podrían incrementarse de un dos a un cuatro por ciento.

El informe 'Tormentas sobre Europa' muestra que el oeste y centro de Europa se verán más afectados por inviernos extremos en el futuro, aumentando hasta un 25 por ciento el número de tormentas para finales de este siglo. Asimismo, las velocidades máximas de viento también se incrementarán entre un 8 y un 16 por ciento.

WWF/Adena resalta que, con peores inviernos en Europa, podría producirse un aumento significativo de los daños materiales y pérdidas económicas. Se calcula que las tormentas de invierno que azotaron Reino Unido de 1987 y 1998 costaron entre 200 millones y 2.000 millones de euros.

Por otra parte, Holanda y Francia serían los siguientes países en sufrir las consecuencias de una mayor frecuencia e intensidad de las tormentas. En Holanda, las velocidades máximas del viento podrían aumentar entre un 2 y un 15 por ciento, mientras que a finales de este siglo Francia podría verse afectada por un 10 ó un 20 por ciento más de tormentas. Los científicos predicen que un aumento del seis por ciento significaría multiplicar por cinco la media anual de daños (unos 100 millones de euros). Los países alejados del Atlántico Norte se verán posiblemente menos afectados por el aumento de las tormentas.

El informe destaca que la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero procede del sector eléctrico, principal responsable del cambio climático y de los actuales y futuros fenómenos climáticos extremos. WWF/Adena recuerda que el sector eléctrico provoca el 37 por ciento de las emisiones mundiales de CO2 causadas por el hombre, por quema de combustibles fósiles como el carbón.

"Necesitamos reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles contaminantes, antes de que los cambios sucedan más deprisa y no podamos adaptarnos a ellos", comentó la responsable del Programa de Cambio Climático de WWF/Adena, Mar Asunción.

"En estos momentos, los gobiernos de la Unión Europea tienen la oportunidad de reducir las emisiones de CO2 de las industrias y del sector eléctrico, y pedimos al Gobierno español que recorte los derechos de emisión que concederá a la industria en el próximo Plan Nacional de Asignación (PNA)", añadió Asunción.