7 de julio de 2020
17 de noviembre de 2006

Una experta señala que la epilepsia no es una enfermedad, sino una manifestación de una alteración cerebral

Una experta señala que la epilepsia no es una enfermedad, sino una manifestación de una alteración cerebral

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

"La epilepsia no es una enfermedad, sino una manifestación de una alteración cerebral que puede obedecer a causas genéticas y adquiridas", sobre cuyo origen y mecanismos existe un intenso debate, según la doctora Lidia Alonso-Nanclares, del Grupo de Neuroanatomía del Instituto Cajal del CSIC.

Durante la jornada 'Vivir con... epilepsia', organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud, esta experta también apuntó como uno de los hallazgos más sorprendentes sobre la epilepsia, la existencia de unas regiones cerebrales más vulnerables que otras al daño neuronal. Además, "algunos síndromes epilépticos están claramente relacionados con alteraciones genéticas, lo que en la actualidad constituye una importante línea de investigación", apuntó.

Por su parte, la presidenta de la Federación Española de Epilepsia, Francisca Lozano, señaló que el entorno familiar y social condiciona, con su actitud, la calidad de vida del paciente con epilepsia, una alteración que afecta al 1 por ciento de la población.

Lozano apuntó el rechazo social como el elemento más negativo de esta condición, lo que puede hacer a los pacientes caer en depresiones o sufrir cambios importantes de personalidad. Además, aquellos pacientes que no logran controlar sus crisis convulsivas (epilepsia fármaco-resistente) pueden convertirse en personas dependientes.

Por otro lado, el doctor Antonio Gil-Nagel, del Hospital Ruber Internacional, de Madrid, señaló que las primeras manifestaciones clínicas de la epilepsia son sutiles y suelen pasar desapercibidas al médico, por lo que se hace complicado diagnosticar esta condición de forma precoz, y su prevención no es posible.

En la actualidad hay cerca de 20 medicamentos en el mercado. No obstante, no eliminan la causa inicial de la epilepsia, sino que evitan la aparición de las crisis mientras se están tomando, explicó. Además, cada uno tiene un perfil de eficacia y unos efectos secundarios diferentes, existiendo una gran variabilidad de respuesta.

Sin embargo, el tratamiento de la epilepsia no se centra únicamente en los fármacos. "La cirugía puede ser muy eficaz, además de la estimulación eléctrica del nervio vago y la dieta cetogénica (muy alta en grasas y baja en azúcar y carbohidratos)", explicó Gil-Nagel.

Los expertos estiman que cerca del 25 por ciento de los afectados no está controlado. Los niños, adolescentes y ancianos son los más perjudicados por esta situación, lo que significa que 100.000 españoles continúan sufriendo crisis epilépticas.