12 de julio de 2020
28 de junio de 2006

Un experto recomienda iniciar el tratamiento de antibióticos ante la sospecha de una sepsis

PAMPLONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Marcio Borges, vicecoordinador de enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, recomienda iniciar el tratamiento de antibióticos ante la sospecha de existencia de una sepsis (situación clínica grave).

En su opinión, es mejor "equivocarse" en el diagnóstico inicial que retrasar el tratamiento, ya que, ante una infección generalizada, rehusar su aplicación en más de una hora incrementa la mortalidad un 30%; más de dos horas, un 40%; y más de 6 horas, por encima del 50%. "El impacto de la precocidad es fundamental", comentó Borges, médico del hospital Son Llatzer de Palma de Mallorca, quien destacó que la exploración y la experiencia o práctica clínica son "básicas y cruciales" en la evolución del paciente y a la hora de decidir el inicio del tratamiento.

Según explicó, puede parecer que un paciente con neoplasia tiene una infección. "Iniciamos el tratamiento. Si después se realiza otro diagnóstico no pasa nada, porque se ha empezado el tratamiento frente a la sospecha de infección y a las disfunciones orgánicas del paciente. Es mejor equivocarse en un porcentaje pequeño que retrasar el tratamiento. Tardar es morir", insistió.

Según explicó, en España fallecen anualmente 130.000 personas por sepsis, complicación que puede surgir en todas las áreas de un hospital; ginecología, traumatismos etc. Anualmente, se incrementan los casos un 2%, debido al envejecimiento de la población, pacientes más inmunodeprimidos y con mayor número de patologías previas.

En 2002, se fijó el objetivo de reducir la mortalidad un 25%, lo que redundará también en un ahorro de costes sanitarios. Para ello, se va a incrementar la formación a profesionales. "Actualmente, también por la variedad de especialistas que tiene que enfrentarse a una sepsis, no existe una uniformidad en la respuesta. Sucede como antes con la cardiopatía isquémica. Hasta que no se elaboraron unas recomendaciones, cada cual aplicaba su medida", explicó Borges.

También se investigan las razones por las cuales una infección puede ser mortal en algunos casos y en otros, sólo generar leves molestias. Hay estudios con base genética, pero sin resultados prácticos.