7 de julio de 2020
8 de noviembre de 2006

Expertos aseguran que el alzheimer grave se puede tratar para mejorar aspectos relacionados con la inteligencia

Expertos aseguran que el alzheimer grave se puede tratar para mejorar aspectos relacionados con la inteligencia

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El alzheimer grave se puede tratar para mejorar aspectos relacionados, no tanto con la velocidad intelectual, como con la inteligencia, según manifestó hoy el psicólogo biológico y de la salud, y director del 'Estudio Longitudinal Donostia de Enfermedad de Alzheimer', José Javier Yanguas Lezáun.

Yanguas, presente en la entrega de los 'Premios Caja Madrid de Investigación Social 2006', se mostró optimista por los avances que se están produciendo en la investigación de esta enfermedad. Su trabajo 'Estudio Longitudinal Donostia de Enfermedad de Alzheimer', presentado durante el acto, fue el ganador de la pasada edición de estos premios.

José Javier Yanguas que es, además, director de investigación y desarrollo de la Fundación Matía, explicó que "el Estudio Longitudinal Donostia nació en 2001 como respuesta a la emergente demanda de prevención y compensación de las situaciones de fragilidad y dependencia de las personas con enfermedad de alzheimer". "Se pretende --añadió Yanguas-- mejorar el rendimiento cognitivo de las personas mayores, prevenir su deterioro y, en caso de existir una merma en el funcionamiento cognoscitivo, intentar recuperar o minimizar dichas pérdidas".

El especialista destacó también la importancia de la labor de los cuidadores y familiares de los pacientes de alzheimer en la evolución de la enfermedad, por lo que "el estudio tiene también como objetivo, además de proporcionar un envejecimiento exitoso, aproyar a los cuidadores de los enfermos, que sufren las consecuencias de esta enfermedad". "Los resultados del informe --afirmó José Javier Yanguas-- muestran sorprendentemente que las sesiones con los familiares ayudaban a mejorar la situación de los enfermos".

Yanguas aseguró que "este estudio, en el se dividieron los pacientes en tres niveles de afectación (pacientes no afectados, pacientes con alzheimer leve o moderado y pacientes con alzheimer grave), pretende también comprobar la eficacia de otros tratamientos alternativos a los tradicionales como los no farmacológicos, ya que los tratamientos farmacológicos tienen importantes efectos secundarios".

Por último, Yanguas subrayó que "la valoración médica exhaustiva a la que se sometió a los pacientes y cuidadores (una sesión, de hasta cuatro horas de duración, cada seis meses durante cuatro años) ayuda no sólo a perfilar los tratamientos adecuados para combatir la enfermedad, sino también a entender cómo envejecemos las personas".

En la entrega de los 'Premios Caja Madrid de Investigación Social 2006' el primer premio ha sido otorgado al estudio 'El niño inmigrante con cáncer, un paciente más que vulnerable'.