4 de julio de 2020
18 de noviembre de 2006

Expertos confían contar "a corto plazo" en España con la vacuna del papiloma humano contra el tumor de cervix

SEVILLA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del comité organizador del III Simposio Intercongresos de la Asociación Española de Vacunología (AEV), el doctor José Manuel González Hachero, confió en disponer "a corto plazo" en el calendario vacunacional español la vacuna del papiloma humano dirigida contra el cáncer de cervix uterino, un período de tiempo que su colega José María Bayas, presidente de la AEV, estableció "en un horizonte de unos cuantos años, aunque no podemos decir si serán uno, dos o cuatro años".

En declaraciones a los periodistas en Sevilla previas a la inauguración de este simposio, Hachero declaró que la comunidad médica tiene depositadas "grandes esperanzas" en esta vacuna para luchar contra el cáncer de cervix uterino, tras sostener que las perspectivas de los ensayos clínicos al efecto "son hasta el momento muy esperanzadoras".

"Es una vacuna que esperamos contar con ella en nuestro país a corto plazo", recalcó Hachero, quien añadió que la misma supondrá una "mejora" de la calidad de vida de toda la población diana y que, "de entrada, está previsto que se administrará a las niñas en edad de pre adolescencia". Con todo, matizó que cuando esté disponible "es posible que se pueda ampliar".

Preguntado por si la aparición de esta vacuna supondría, de facto, su inclusión inmediata en el calendario vacunacional de las comunidades autónomas, reconoció que sería "probable que fuera una de las vacunas candidatas a incluirse", si bien puntualizó que "ello requiere del consenso de todos".

Por su parte, el doctor Bayas se refirió a la importancia de obtener una vacuna contra este tipo de cáncer en el útero, ya que, según declaró, su incidencia se sitúa "en aproximadamente 2.000 nuevos casos al año en España". Además, advirtió de que "alrededor del 50 por ciento de las mujeres fallecen a consecuencia de esta enfermedad".

Asimismo, enfatizó que esta enfermedad da lugar a una serie de malformaciones y lesiones en el cuello del útero "que anuncian o preceden al cáncer en sí". "Por tanto, la carga de la enfermedad no es sólo los casos de cáncer, sino todas estas infecciones", añadió.

Con todo, afirmó que esta infecciones previas a la aparición del cáncer "pueden ser tratadas y curadas, ya que afortunadamente vivimos en un país en que los programas de screening o cribado permiten detener el cáncer antes de que aparezca, algo que obviamente no sucede en los países atrasados, ya que se estima que el número de casos a nivel mundial se sitúa entre 500.000 y 600.000 casos, afectando la mayor parte de la mortalidad a estos países".

De otro lado, consideró que cuando se disponga de la vacuna habrá que seguir con estos programas de control ginecológico periódico "porque habrá mujeres que no estén vacunadas y que ya estén infectadas".

En cuanto a su aparición en el mercado, Bayas aludió a las "dificultades añadidas" debido a que "se prioriza absolutamente la seguridad". "Ninguna vacuna llega al mercado sin un perfil de seguridad alto", aclaró. Por su parte, Hachero precisó que ya hay dos vacunas comercializadas contra el cáncer de cervix uterino (una comercializada por GSK y otra por Sanofi-Pasteur-MSD).

Hachero indicó también que en una de las mesas de este simposio, que versará sobre 'Vacunas del futuro', se tratará además de ésta del papiloma virus otras contra un germen que causa frecuentes infecciones en recién nacidos --estreptococo agalactiae-- y que también está en pleno desarrollo.

Añadió que también se hablará de la vacuna contra el citomegalovirus, que afecta al recién nacido y provoca malformaciones en el mismo, así como de otras contra el rotavirus que está muy presente en países en vías de desarrollo "y que provoca cuadros diarreicos y una mortalidad muy elevada". En España, concretó, "ya está comercializada".