7 de julio de 2020
3 de enero de 2006

Expertos denuncian el infratratamiento de la anemia en los tumores hematológicos

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La anemia es quizá el síntoma más frecuente en las enfermedades hematológicas, sobre todo neoplásicas, e implica un cuadro clínico con astenia -cansancio y debilidad- y deterioro de la calidad de vida del paciente; sin embargo, el índice de tratamiento es muy bajo. Esta cuestión es abordada en el libro 'Eritropoyetina en Hematología', editado por la Editorial Médica Panamericana y dirigido a todos los profesionales implicados en el tratamiento de pacientes con anemia, sobre todo en el área de oncohematología.

"Se estima que casi un 75 por ciento de los pacientes con cáncer presenta anemia en algún momento de su evolución. Sin embargo, según se ha observado en diversos estudios y encuestas sobre la práctica clínica habitual que más de la mitad de los pacientes con cáncer -incluyendo los procesos hematológicos- y anemia no están recibiendo tratamiento para corregir esta patología asociada", explicó el doctor Adrián Alegre Amor, jefe de Sección de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario de la Princesa (Madrid).

Así, el libro, presentado recientemente, estudia la actual situación de infratratamiento de la anemia, como patología asociada, en enfermedades hematológicas y revisa exhaustivamente las bases de acción, las principales indicaciones y los resultados clínicos obtenidos con las eritropoyetinas disponibles en la actualidad.

La publicación incluye una Guía Clínica de fácil manejo para mayor utilidad de los clínicos, que resume las recomendaciones principales del libro e incorpora un práctico algoritmo sobre el tratamiento con epoetinas, denominados también 'agonistas del receptor de la eritropoyetina' (ARE) en pacientes oncohematológicos; además de un CD-ROM con toda la información en formato digital.

El infratratamiento de la anemia en los tumores hematológicos origina un deterioro en la calidad de vida del paciente y una peor tolerancia al tratamiento antitumoral con un consecuente empeoramiento de los resultados clínicos.

Después de 10 años del uso de ARE en el tratamiento de la anemia asociada al cáncer, estos agentes terapéuticos han demostrado eficacia, seguridad y una mejoría en la calidad de vida del paciente oncológico frente al tratamiento considerado estándar con transfusiones de hemoderivados, subrayó Alegre. "Con estos argumentos de ganancia en calidad de vida y en respuestas terapéuticas, una de las causas del actual infratratamiento de la anemia asociada al tumor hematológico deberíamos buscarla en la necesidad de aumentar la formación de los profesionales que atienden a estos pacientes", aseveró.