8 de julio de 2020
14 de agosto de 2006

La falta de higiene en los aseos públicos provoca catarros, gastronteritis o salmonelosis, según un estudio

La falta de higiene en los aseos públicos provoca catarros, gastronteritis o salmonelosis, según un estudio

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La ausencia de una higiene completa en los aseos públicos de hospitales, colegios, restaurantes o centros comerciales, entre otros, provocan la aparición de infecciones, sobre todo respiratorias, como catarros o gripe, según un estudio bacteriológico llevado a cabo por Rentokil Initial en 130 baños de diferentes países.

En declaraciones a Europa Press Televisión, la directora comercial de Initial, Mª Carmen Simarro, aseguró que una adecuada higiene en los baños puede eliminar en "hasta un 30 por ciento" el contagio de estas patologías producidas por bacterias y gérmenes, que "contaminan los lavabos públicos" y que a través del contacto o de la respiración "causan gastroenteritis e incluso salmonelosis".

"Estas afecciones producidas por la falta de higiene se traducen en bajas laborales, absentismo e insatisfacción por parte de los empleados", apuntó .

En este sentido, Simarro, indicó que los inodoros están llenos de bacterias, generalmente "fecales", producidas por las heces o el áurea de la orina, y que cuando se tira de la cisterna, se produce el "efecto estornudo". " Con la fuerza de la presión del agua, se provoca una especie de aerosoles, las gotas de agua contaminadas de bacterias salen al exterior y pueden estar activas durante varias horas", señaló.

Estas bacterias no sólo quedan suspensas en el aire, sino que, según explicó la experta, "se depositan en el propio interior del inodoro, en la tapa, en el portarrollos, en las encimeras y en el suelo". De esta forma, insistió en que al menos el "90 por ciento de los urinarios y el 70 por ciento de los asientos" tiene un déficit de higiene por la existencia de estos gérmenes.

PRODUCTOS HIGIÉNICOS

La responsable de Initial aseguró que aunque en la mayoría de los casos analizados, se realizan "limpiezas diarias", éstas no se llevan a cabo en "profundidad", por lo que no se eliminan todos los gérmenes de la parte inferior de los inodoros.

Con esta explicación, apuntó que todo aseo público debe tener "un portarrollos, una papelera cerrada para las compresas y los tampones, una jabonera y un secador de mano" para asegurar una higiene completa.

De hecho, habló de la existencia de "productos bacteriostáticos" que, con tirar de la cisterna, limpian automáticamente el inodoro de gérmenes. En esta misma línea, en el mercado también se pueden encontrar pequeños contenedores, llamados "unidades higiénicas" que, a través de un sensor, se levanta la tapadera y permite tirar los residuos sin necesidad de contacto alguno con la papelera.

Los expertos que elaboraron el estudio, recomiendan además que aparte de mantener una limpieza regular y desinfección de las superficies del cuarto de baño, es conveniente lavarse las manos cada vez que se va al servicio, se toca un animal o se va a tener contacto con alimentos.