11 de julio de 2020
13 de octubre de 2006

El fármaco antidepresivo fluoxetina conduce a un aumento de la masa ósea

El fármaco antidepresivo fluoxetina conduce a un aumento de la masa ósea

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La fluoxetina, un fármaco utilizado en los trastornos obsesivo-compulsivos y depresivos comercializado como 'Prozac', conduce a un aumento de la masa ósea, según un estudio del Instituto Forsyth que se publica en la revista 'Journal of Cellular Biochemistry'.

Los investigadores analizaron la capacidad de la fluoxetina para estimular la formación de nueva masa ósea bajo condiciones normales y para bloquear la pérdida ósea causada por la inflamación o la pérdida de estrógenos provocada por la extirpación de los ovarios.

Los investigadores descubrieron que el antidepresivo inducía la formación de hueso nuevo bajo condiciones normales y revertía la pérdida ósea total desencadenada por la inflamación.

La inflamación ósea es característica de varias enfermedades inflamatorias crónicas que incluyen la artritis reumatoide y la enfermedad de las encías. Investigaciones anteriores han mostrado una correlación entre el transportador de la serotonina y las células que destruyen los huesos denominadas osteoclastos. La serotonina es un componente químico que participa en la transmisión de señales entre neuronas y que juega un importante papel en los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo. La fluoxetina por su parte es un inhibidor de la recaptación de la serotonina.

Según los investigadores, tras seis semanas de tratamiento con fluoxetina los ratones de laboratorio mostraron un aumento en el volumen de hueso trabecular, que se encuentra en el interior de la mayoría de los huesos de los vertebrados, y en el volumen total de los fémures y vértebras como se determinó a través de tomografía microcomputerizada.

Los animales tratados con fluoxetina no mostraron protección ante la pérdida ósea derivada de la extirpación ovárica, lo que sugiere que el efecto anabólico requiere la presencia de estrógeno.

Los científicos también estudiaron el efecto de la pérdida ósea ante una situación inflamatoria mediada por bacterias. Las inyecciones de lipopolisacárido (LPS), un componente de la membrana de ciertas variedades de bacteria, dio lugar a un aumento en el número de osteoclastos y de pérdida de masa ósea. Sin embargo, la administración de LPS junto con fluoxetina provocó la formación de hueso nuevo y un aumento de la masa ósea.

El estudio concluyó que el tratamiento con fluoxetina 'in vivo' conduce a un aumento de la masa ósea bajo condiciones fisiológicas normales o inflamatorias, pero que no previene la pérdida de hueso asociada con la deficiencia de estrógeno.