14 de julio de 2020
14 de marzo de 2006

Un fármaco antitrombótico reduce un 14% el riesgo de mortalidad entre los pacientes de ataque cardiaco

Un fármaco antitrombótico reduce un 14% el riesgo de mortalidad entre los pacientes de ataque cardiaco

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes de ataque cardiaco con determinado patrón en su electrocardiograma que tomaron el medicamento fondaparinux mostraron una reducción de un 14 por ciento en su riesgo de mortalidad y de otro ataque cardiaco en los siguientes 30 días, según un estudio de la Universidad McMaster y los Servicios de Salud de Hamilton (Canadá) que se publica en 'Journal of the American Medical Association' (JAMA). Los pacientes tratados con el fármaco no presentaron tampoco un aumento del riesgo de hemorragia o ictus.

Los científicos realizaron un estudio para evaluar el efecto del fondaparinux en comparación con otras terapias antitrombóticas en pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST, un patrón característico en el electrocardiograma asociado con el infarto de miocardio, con el fin de prevenir la mortalidad u otro nuevo infarto en 30 días. Su progreso se evaluó a los nueves días y al final del estudio, que tenía un mínimo de tres meses o un máximo de seis.

El estudio incluyó a 12.092 pacientes de infarto procedentes de 447 hospitales de 41 países que recibieron de forma aleatoria 2,5 mg de fondaparinux una vez al día hasta ocho días o el tratamiento tradicional, que consistía en placebo en aquellos en los que no está indicada la heparina no fraccionada o esta medicación hasta 48 horas seguida de placebo durante ocho días.

Los investigadores descubrieron que la muerte o nuevo infarto a los 30 días se redujo significativamente de un 11,2 por ciento de los 6.056 pacientes del grupo control a un 9,7 por ciento en los 6.036 pacientes del grupo que tomaba fondaparinux, una reducción de un 14 por ciento en el riesgo. Los riesgos de mortalidad se redujeron de forma significativa a lo largo del estudio, aunque no en aquellos pacientes que habían pasado por procedimientos como la angioplastia.

Los autores señalan que en resumen, el fondaparinux reduce la mortalidad y los nuevos infartos precoces y que estos beneficios son persistentes a largo plazo. Explican que estos resultados confirman el valor y seguridad del fondaparinux como una terapia antitrombótica simple y de amplia aplicación en un grupo extenso de pacientes con síndrome coronario agudo.