7 de julio de 2020
23 de agosto de 2006

El hallazgo de azufre en el fondo del mar pone en duda el momento en que la atmósfera comenzó a tener oxígeno

El hallazgo de azufre en el fondo del mar pone en duda el momento en que la atmósfera comenzó a tener oxígeno

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unos antiguos posos encontrados en el fondo de lagos y océanos que contienen proporciones de isótopos de azufre, han arrojado la duda sobre las ideas aceptadas respecto al momento en que la atmósfera de la Tierra empezó a contener oxígeno, de acuerdo con investigadores de Estados Unidos, Canadá y Japón.

"El modelo más conocido reconocía que había oxígeno en la atmósfera hace alrededor de 2,4 billones de años", dijo el doctor Hiroshi Ohmoto, director del Centro de Investigación de Astrobiología del Estado de Penn, quien añadió que "los científicos usan proporciones de varios isótopos de azufre como la principal evidencia del oxígeno atmosférico".

Aunque todos los isótofos de azufre se comportan igual químicamente, tienen ligeras diferencias de masa. En este sentido, hace alrededor de seis años, unos investigadores empezaron a medir la abundancia de estos isótopos y determinar sus proporciones en el mundo natural. Sin embargo, unas rocas que datan de hace más de 2,4 billones de años tienen ratios anormales, algo que los científicos han atribuido a unas reacciones químicas de la atmósfera hace 2,4 billones de años cuando el dióxido de azufre producido por los volcanes se dividió en azufre original y ácido sulfúrico debido a la luz ultravioleta. Además, dado que el ozono forma un escudo ultravioleta impenetrable alrededor de la Tierra, esta reacción no podría haberse producido con la existencia del ozono.

Otra posible explicación sería que quizás los niveles de oxígeno durante este periodo de tiempo fluctuaron y crearon la atmósfera 'yo-yo', que va desde una forma sin oxígeno hace tres billones de años a una con oxígeno entre tres y 2,75 billones de años y entonces volver a no tener oxígeno entre 2,75 y 2,4 billones de años.