6 de julio de 2020
30 de octubre de 2006

Una hora y media de ejercicio tres veces a la semana disminuye el riesgo cardiovascular en los niños obesos

Una hora y media de ejercicio tres veces a la semana disminuye el riesgo cardiovascular en los niños obesos

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una hora y media de ejercicio tres veces a la semana puede ayudar a niños con obesidad a reducir, incluso a revertir, el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, incluyendo la aterosclerosis o endurecimiento de las arterias, según un estudio de la Universidad de Rostock (Alemania) que se publica en la revista 'Journal of the American College of Cardiology'.

En los adultos, un IMC de entre 18 y 24,9 se considera normal, un IMC de entre 25 y 29,9 se considera sobrepeso, y un IMC de 30 o más se considera obeso. Los rangos específicos no existen para los niños, pero la mayoría de los adolescentes del estudio tenían un IMC que variaba entre 24 y 35.

En comparación con los niños normales, los jóvenes obesos también mostraban signos precoces de endurecimiento de las arterias además de un engrosamiento del revestimiento arterial en el que se origina la aterosclerosis.

Para el estudio, los investigadores asignaron de forma aleatoria a 67 adolescentes obesos a uno de dos grupos. El primer grupo realizó ejercicio tres veces a la semana durante seis meses. Los jóvenes participaron en una hora de natación y ejercicio en el agua los lunes, 90 minutos de deportes de equipo los miércoles, y 60 minutos de paseo los viernes. Los otros adolescentes no añadieron ejercicios a sus rutinas normales.

Después de seis meses los investigadores descubrieron que los jóvenes que realizaron ejercicios de forma regular habían mejorado de forma significativa la flexibilidad de las arterias, permitiéndoles portar más sangre rica en oxígeno al organismo cuando así lo necesitaban. Los adolescentes también tenían una menor expansión de la capa interna de las arterias y mostraban una reducción en varios de los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, incluyendo sus IMC, los niveles de colesterol y triglicéridos y una menor presión arterial.

Según los investigadores, 90 minutos de ejercicio tres veces por semana es el mínimo que los niños necesitan para reducir el riesgo cardiovascular y es importante que los niños disfruten de este ejercicio, por lo que recomiendan juegos como el fútbol, el baloncesto y la natación, sobre todo en el caso de los niños con obesidad.

Para ayudar a los niños a controlar estas mejoras, los investigadores recomiendan visitas regulares al pediatra en combinación con un apoyo y aliento continuo por parte de los padres.