5 de julio de 2020
12 de abril de 2006

Una hormona inductora del apetito podría estar involucrada en el cáncer de mama

Una hormona inductora del apetito podría estar involucrada en el cáncer de mama

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una hormona que regula funciones tan diversas como la ingesta de alimentos, la respuesta al miedo y funciones cardiovasculares podría también estar involucrada en el cáncer de mama, según un estudio realizado por investigadores de la University of Cincinnati (UC).

El equipo de científicos, dirigido por Hassanne Amlal y Sulaiman Sheriff, según publica la edición de este mes de la revista 'Cancer Research' descubrió en su laboratorio que la hormona, "neuropéptido Y", y su receptor pueden estar relacionados con el desarrollo de cáncer de mama.

Los primeros estudios han demostrado que el receptor de esta hormona, conocido como Y1, es sobreproducido en el ovario humano, la próstata y el cánceres de mama. El estudio es el primero que demuestra que el receptor Y1 actúa en las célula del cáncer de mama y puede ser activado por un exceso de estrógenos, una causa conocida en entre el 60 y el 70 por ciento de este tipo de cáncer.

"La alta incidencia y actividad del receptor Y1 en las células tumorales de mama sugiere que puede jugar un importante papel en el cáncer de pecho", explica el doctor Sheriff. Estudios piloto apuntan a que cerca del 40 por ciento de todas las pacientes de cáncer de mama presenta elevando niveles de este receptor.

"Sabemos que este receptor es sobreproducido en el tejido canceroso de la mama --añade el doctor Amlal-, pero ahora la verdadera cuestión es qué hace en las células tumorales de la mama y cómo podemos utilizarlo como un método para combatir el cáncer".

Como resultado de estos descubrimientos, los investigadores de la UC han sido capaces de ralentizar el crecimiento de las células cancerígenas de mama con niveles anormalmente elevados del receptor Y1 tratándolo con la hormona neuropétido Y producida por síntesis química. "Ello aporta prometedores objetivos en la lucha contra el cáncer de mama. Si somos capaces de hallar una manera para activar de forma selectiva el receptor Y1 podremos limitar el crecimiento del cáncer", aseguran.