5 de julio de 2020
3 de diciembre de 2006

Los hospitales andaluces también puede hacer trasplantes renales de donante vivo con sangre incompatible

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales andaluces que llevan a cabo en la comunidad trasplantes de riñón "también están capacitados" para llevar a cabo un trasplante renal de donantes vivos con sangre incompatible --técnica que se ha realizado por vez primera en España en el Hospital Clínico de Barcelona--, según destacó el nefrólogo y coordinador de Trasplantes del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga, Miguel Ángel de Frutos.

En declaraciones a Europa Press, De Frutos reconoció que esta nueva técnica, que ya se hace en otros países, "es un logro y un avance importante en la medicina en España", si bien aclaró que estos tratamientos "son excepcionales, se realizan en casos extremos y muy pocos al año".

Por ello, consideró que "no hay necesidad" de que todos los hospitales andaluces que hacen trasplante de riñón dispongan de dicha técnica, denominada inmunoadsorción, ya que, según explicó, "para realizarla tiene que ser con donante vivo, lo que limita bastante la técnica puesto que el 98 por ciento de los trasplantes de riñón se han con donante cadáver".

"Dentro de los trasplantes de donante vivo se busca que sea con la máxima compatibilidad para evitar posibles rechazos, es decir, que el grupo sanguíneo sea idéntico o compatible entre donante y receptor", prosiguió De Frutos, quien, además de estos condicionantes, añadió que "sólo en casos en que a ciertas personas no les llega el trasplante de una persona fallecida se podría considerar esta técnica, que tiene todavía cierto grado de riesgo de que el riñón acabe siendo rechazado por el cuerpo".

Con todo, subrayó que la tecnología "está disponible en muchos hospitales andaluces para tratar otras enfermedades", aunque insistió en que "otra cosa es que haya necesidad de llevarla a cabo, porque se tendría que dar en situaciones muy extremas".

En cuanto a los dos primeros intervenidos en el Clínico de Barcelona, una mujer de 33 años y un hombre de 36, que se encuentran en buen estado, De Frutos puntualizó que los próximo tres meses serán vitales para despejar dudas de un posible rechazo.

"Los primeros tres meses son críticos a la hora de producirse un rechazo en estos pacientes, pese a que aún existiendo rechazo se pueden tratar y revertir el mismo", argumentó a Europa Press este nefrólogo del Carlos Haya, quien afirmó que, a partir de estos tres primeros meses, "las posibilidades de que el riñón se adapte al organismo y siga funcionando son muy altas".

Con todo, recordó que estos dos pacientes deberá de someterse ahora a niveles de inmunosupresión "muy altos" precisamente para evitar posibles rechazos, toda vez que pidió prudencia a la hora de decir que a partir de ahora ya no existen barreras inmunológicas en estos tratamientos.

"Ahora tenemos que ver los resultados, aunque tampoco ello quiere decir que el grupo sanguíneo deje de ser una barrera para los trasplantes, ya que lo es y lo seguirá siendo", aseguró De Frutos, quien pese a todo ello reconoció que "en algunos casos extremos podrían establecerse tratamientos preventivos para que estas personas no rechazaran órganos procedentes de donantes con grupos sanguíneos incompatibles con el receptor".