12 de julio de 2020
27 de septiembre de 2006

Los indicadores actuales para iniciar la terapia antirretroviral contra el VIH podrían ser ineficaces

Los indicadores actuales para iniciar la terapia antirretroviral contra el VIH podrían ser ineficaces

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los indicadores biológicos actuales que los especialistas tienen en cuenta a la hora de iniciar la terapia antirretroviral contra el VIH en los pacientes infectados no tratados podrían ser ineficaces, según un estudio de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

La investigación preliminar indica que los niveles iniciales de VIH-ARN en pacientes infectados con VIH no tratados parecen tener un menor valor para predecir la tasa de disminución de recuento de células CD4, limitando potencialmente su valor clínico para la toma de decisiones de cuándo comenzar la terapia antirretroviral para un individuo.

Los expertos explican que la disminución de las células CD4 es una característica de la progresión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y un importante predictor del riesgo a corto plazo de la progresión del Sida. Los niveles de VIH en sangre se cree que también predicen los riesgos de progresión del VIH. Además de su papel como predictores de la progresión clínica de la infección por VIH, el recuento de células CD4 y del nivel de VIH-ARN se utilizan como indicadores del éxito de la HAART (terapia antirretroviral de alto rendimiento).

Los investigadores realizaron un estudio para estimar la extensión a la que presentar niveles en sangre de VIH puede explicar la tasa a la que las células CD4 se encuentran disminuidas entre la población infectada de VIH no tratada.

Los científicos descubrieron que sólo una pequeña proporción de la tasa de pérdida de células CD4 en un paciente individual podría explicarse a través del nivel en plasma de VIH-ARN, lo que sugiere que en la infección no tratada crónica más del 90 por ciento de los indicadores del declive de las células CD4 no se refleja en la cantidad de virus en sangre en el momento de la evaluación médica inicial.

El estudio confirma que la magnitud de la infección por VIH, definida como la presencia de altos niveles de VIH-ARN, está asociada con la tasa de pérdida de células CD4 pero los resultados señalan que sólo una pequeña proporción de la variabilidad interindividual en la tasa de células CD4 puede explicarse por el nivel en plasma de VIH-ARN.

Según los investigadores, estos descubrimientos representan una importante divergencia con la noción de que el nivel de VIH-ARN en plasma predice de forma fiable la tasa de pérdida de células CD4 en la infección por VIH y discute el concepto de que la magnitud de replicación viral es el principal determinante de la velocidad en la pérdida de células CD4 a nivel individual.

Los autores explican que las implicaciones clínicas son importantes ya que los niveles en plasma de VIH-ARN al comenzar el seguimiento clínico de los pacientes no pueden predecir hasta cierto nivel la tasa de declive de células CD4 en los posteriores años y por ello tendrá un valor limitado para tomar la decisión de iniciar la terapia antirretroviral.