5 de julio de 2020
9 de julio de 2006

El Instituto de Ciencias del Mar alerta de una posible plaga de medusas en las playas españolas este verano

BARCELONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El número de medusas durante este verano en las playas españolas va a aumentar considerablemente debido al constante cambio climático que se produce por la escasez de lluvias. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Instituto de Ciencias del Mar, desde donde aseguran que la presencia de medusas va a ser "constante y abundante" en todo el litoral español.

El profesor del Centro Superior de Investigaciones Científicas, al que pertenece el Instituto de Ciencias del Mar, Josep Maria Gili, explicó a Europa Press que si se hubieran producido lluvias constantes durante el año, los ríos que desembocan en los mares traerían agua dulce que mantendría a las medusas alejadas a la costa. Sin embargo, como nos encontramos en periodo de sequía, es posible que grupos "masivos" de medusas recorran nuestras playas durante los próximos meses.

Ademas, Gili añadió que la sobre pesca contribuye al aumento de medusas en las costas. "Si eliminamos a los animales que se comen a las medusas, será inevitable que éstas terminen en las playas", señaló.

El experto, que recordó que más de la mitad de las incidencias atendidas en las playas por los socorristas responden a picaduras de medusas, comentó que un buen remedio para evitar las picaduras es "untarse de crema solar", aunque recalcó que la mejor solución es "no bañarse en la playa cuando sepamos que hay medusas".

En el caso de que se produzca la picadura, Gili señaló que nunca debemos lavar la herida con agua dulce ni rascarla. Asimismo, añadió que una buena solución para reducir la hinchazón y calmar las molestias es "ponerse hielo durante unos 15 minutos".

PRIMERAS MEDUSAS EN LAS COSTAS CATALANAS.

Muchos de los bañistas, que han acudido a la playa esta temporada, han podido observar ya los primeros ejemplares. Uno de ellos, Manuel Liesa, consideró que "hay bastantes medusas", por lo que intenta ir con cuidado para evitar que le piquen. "Por suerte aún no me han picado", apuntó.

Por su parte, Neus Hernández, no ha tenido la misma suerte que Manuel, ya que a ella le picó una medusa en Menorca. Lo que más recuerda de esa picadura es el escozor. "Fui a la Cruz Roja a que me atendieran, porque me escocía mucho" recordó.

Manuel Cadique, otro de los bañistas, también destacó que ha visto muchas medusas durante estos primeros días de verano. "Las ves en la orilla y tienes miedo" explicó. Pero a pesar esto, Manuel sigue bañándose en la playa, aunque con mucho cuidado.

Los socorristas de las playas han tenido que atender muchos casos de picaduras de medusas. Carlos, uno de los socorristas que trabaja en la playa de Les Botigues de Sitges (Barcelona), dijo que hasta al momento han atendido a "más personas por picaduras que por rescates".