26 de enero de 2021
25 de enero de 2006

Las lesiones cardiacas por intoxicación de monóxido de carbono aumentan el riesgo de muerte a largo plazo

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

De los pacientes hospitalizados y tratados de intoxicación por monóxido de carbono, aquellos que mantuvieron una lesión cardiaca debido a su exposición tuvieron un mayor riesgo de muerte durante en un periodo posterior de 7,6 años en comparación con aquellos sin lesión cardiaca, según un estudio del Instituto Fundación del Corazón de Minneapolis (Estados Unidos) que se publica en 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Los expertos explican que a pesar de la disminución de la tasa anual de muerte por intoxicación con monóxido de carbono, ésta sigue siendo la causa más común de envenenamiento accidental en los Estados Unidos, dando lugar a 40.000 visitas de urgencia cada año.

Según los Centros de Control y Prevención de la Enfermedad estadounidenses entre 1968 y 1998 este tipo de intoxicación supuso 1.091 muertes no intencionales y 2.385 muertes por suicidio. Los síntomas incluyen debilidad, nauseas, mareo, letargo, confusión y dolor de cabeza. Además de los efectos neurológicos, también se ha informado de daños en el corazón.

En el estudio participaron 230 pacientes tratados de casos entre moderados y graves de envenenamiento por monóxido de carbono para evaluar la asociación entre el daño cardiaco y el riesgo de muerte a largo plazo. Los pacientes fueron admitidos en el Centro Médico del Condado de Hennepin entre 1994 y 2002 y fueron seguidos hasta el año 2005. La lesión cardiaca se caracterizó por niveles elevados de una proteína y enzima cardiacas, la troponina I y la quinasa MB, y los cambios en el electrocardiograma.

Según los investigadores, las lesiones del músculo cardiaco se produjeron en el 37 por ciento de los pacientes y a los 7,6 años de seguimiento, un punto medio pues éste alcanzaba los 11,8 años, se había producido un 24 por ciento de mortalidad. De los 85 pacientes con daños cardiacos, el 38 por ciento murió durante el seguimiento en comparación con el 15 por ciento de los 145 pacientes sin daños en el corazón. De estos pacientes con lesión cardiaca que fallecieron, el 44 por ciento murieron por causas cardiovasculares.