6 de julio de 2020
29 de julio de 2006

Las lluvias de los últimos días benefician al girasol, maíz forrajero y patata para siembra

Las lluvias de los últimos días benefician al girasol, maíz forrajero y patata para siembra

PAMPLONA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las lluvias registradas en los últimos días en toda Navarra han beneficiado al girasol, maíz forrajero y patata para siembra, según se recoge en el informe semanal sobre la situación del campo, elaborado por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Alimentación, correspondiente al periodo comprendido del 21 y 28 de julio.

Desde el punto de vista meteorológico, estos días se han caracterizado por intenso calor, con registros termométricos superiores a 30 ºC en toda la Comunidad Foral, presencia de tormentas locales, en algunos casos de pedrisco, y viento de dirección variable.

En concreto, el girasol continúa con su desarrollo, apareciendo fenologías que van desde la plena floración hasta su final e inicio de formación y llenado de pipas, momentos que exigen mucho agua. En cuanto al maíz forrajero de la zona de los Valles (Ultzama, Anué, Odieta, Larráun, Arakil, Sakana y Erro) las siembras fueron escalonadas, debido a la presencia de lluvias durante esa fase, dando lugar a nascencias bastante desiguales dentro de las mismas zonas.

Incluso las sementeras más tardías tuvieron problemas para nacer, pero las precipitaciones registradas a finales de junio y a lo largo de julio están permitiendo igualar mucho las diferentes fenologías. Respecto a la patata para siembra de áreas del norte de la zona de Pirineos (Aezkoa, Erro y Salazar) las últimas precipitaciones también le han beneficiado mucho. Este cultivo que viene adelantado respecto a campañas precedentes, presenta un buen número de tubérculos y, si continua esta bonanza climatológica, en próximas fechas comenzará el proceso de quemado de la parte vegetativa de la planta.

Una vez finalizada la campaña de recolección, las últimas lluvias registradas están permitiendo que se lleven a cabo labores de gradeo e incluso labrado con volteo de tierra en zonas de Navarra Media y Ribera, mientras que en las zonas más septentrionales del ámbito cerealista (Salazar, Aezkoa, zona norte de Urroz o Sakana), las precipitaciones están impidiendo el enfardado de las hileras de paja presentes, cultivo con una fuerte demanda para consumo y cama animal, así como por parte de la creciente industria del biodiesel.

A su vez, continúa la selección de cereales por parte de las cooperativas que posteriormente pondrán a disposición de los agricultores, previa certificación de las diferentes partidas.

En cultivos hortícolas y de regadío, cabe destacar que las tormentas más o menos localizadas han causado daños de pedrisco en vid, olivo, frutales y hortícolas en áreas de Ribera Alta, principalmente una franja entre Sartaguda y Lerín (con términos o parajes de Andosilla y Cárcar en el centro). En parajes de Sartaguda (incluyendo el de "La Badina" de Andolsilla) y Cárcar los daños en melocotón y otras frutas son importantes.

Buen aspecto y adelanto fenológico presentan cultivos como el maíz, principalmente el dulce para industria que está teniendo un desarrollo rápido de su ciclo. En cambio, la alfalfa tiene problemas con el secado de los cortes, pues ya se ha mojado en las primeras parcelas segadas del cuarto, recién comenzado.

Se dan por concluidas las siembras de judía verde para industria y ha dado comienzo la recolección de las primeras parcelas sembradas en el mes de mayo, y se prevé que los rendimientos sean irregulares (buenos en Villafranca y flojos en otras áreas según estado del cultivo).

En otras variedades de alubia, como pocha de aire libre la oferta, principalmente de la de Tierra Estella, va en aumento y ahora se pueden degustar a precios muy asequibles. En judía seca (Puente la Reina o Tierra Estella) la colocación de los tutores de cañas o varillas de hierro está terminada, y su nascencia y desarrollo están siendo buenos.