27 de mayo de 2020
16 de junio de 2014

Marvin Minsky: Estudiar el cerebro es un derroche de dinero

Marvin Minsky: Estudiar el cerebro es un derroche de dinero
BETTINA BLÄSING/FLICKR/WIKIMEDIA

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El ganador del premio Fundación BBVA 'Fronteras del Conocimiento', experto en inteligencia artificial, Marvin Minsky, ha pedido que se invierta más en investigadores jóvenes y que éstos puedan hacer más proyectos a largo plazo.

   Éste es, según ha explicado, uno de los problemas "que ha ralentizado el avance de la inteligencia artificial". Minsky ha señalado que este sector vivió "una época dorada" en los años 50 y 60, cuando se desarrollaron los primero ordenadores. Desde entonces hasta los 80 se realizaron "grandes avances". Un ritmo que "se ralentizó" cuando la inversión pasó de manos militares a civiles.

   "Cuando esto ocurrió, los políticos se mostraron más conservadores y se comenzaron a firmar muchos más contratos pequeños, de entre 1 y 3 años, por lo que no se conseguían poner en marcha proyectos a largo plazo. Esto fue lo que ralentizó la investigación de la inteligencia artificial", ha declarado durante su intervención en una rueda de prensa este lunes en Madrid.

   Así, ha indicado que actualmente, en Estados Unidos, un investigador tiene tres años para encontrar un uso práctico para sus estudios o le restringen el proyecto. "Para poder regresar a la edad de oro de la inteligencia artificial deberían hacerse contratos de, al menos, cinco  años" y que los proyectos se concedan a personas "que hayan demostrado que son aptas en este campo", ha añadido.

   "En los últimos años no ge visto nada que me sorprenda porque ahora la financiación se enfoca más en aplicaciones de corto plazo que en ciencia básica", ha insistido durante su intervención.

   Del mismo modo, ha señalado que la investigación que actualmente se ocupa de estudiar el cerebro humano "debería posponerse" ya que sus científicos "no saben bien lo que están buscando" y, a su juicio "es un derroche de dinero".

   Minsky ha explicado que lo que hay que hacer primero es estudiar cerebros muchos menos complejos, como los de algunos animales, y determinar su comportamiento, antes de investigar en el complicado cerebro humano. En este sentido, ha criticado la inversión de miles de millones que se han realizado para un sólo proyecto de este tipo.

   "Debería haber una protesta pública porque se realicen proyectos tan caros. En vez de un proyecto de miles de millones podrían hacerse miles de proyectos de un millón cada uno", ha indicado.

LOS SISTEMAS COMPLEJOS TIENEN SUS RIESGOS

   En cuanto al futuro de la inteligencia artificial, Minsky, de 87 años, ha indicado que "seguirá mejorando en cada aspecto de la cognición, de la vida y de su capacidad para resolver problemas", además, con una ventaja sobre el hombre: "que ellas no mueren". "Las personas también mejorarán un poco, pero cuando una persona que es muy buena en algo y se muere, ese conocimiento se pierde", ha explicado.

   Este investigador ha contribuido a convertir los ordenadores en la primera herramienta universal y ubicua, máquinas con las que es posible interaccionar de forma amigable e intuitiva. De hecho, cree que se pueden crear máquinas tan inteligentes como las personas.

   Preguntado por si en algún momento, las máquinas se rebelarán contra los humanos, Minsky ha señalado que "cualquier nuevo sistema complejo puede suponer un riesgo" como, por ejemplo, "no saber cómo va a reaccionar". Pero el investigador ha comparado esta situación con la de cualquier otra profesión: "un economista o un empresario trabaja diariamente con un margen de riesgo".

   La carrera de este matemático estadounidense no sólo se ha centrado en el trabajo de investigación en el laboratorio, su prestigio y su pasión por la ciencia ficción le llevó a asesorar a Stanley Kubrick en '2001: Odisea en el espacio' y fue él quien sugirió a Michael Crichton la trama de 'Parque Jurásico'.