5 de julio de 2020
7 de enero de 2006

Más de 500 personas murieron el año pasado por negligencias médicas, según el Defensor del Paciente

Más de 500 personas murieron el año pasado por negligencias médicas, según el Defensor del Paciente

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las negligencias del personal médico-sanitario causaron la muerte a 508 personas durante el año pasado. Así lo revelan los datos que hoy hizo públicos la Asociación del Defensor del Paciente (ADEPA), que en 2005 recibió un total de 12.037 reclamaciones relacionadas con presuntas negligencias médicas, una cifra que supera en 281 casos las registradas el año anterior. Pero pese al aumento de las denuncias por negligencia, lo cierto es que en 2005 el balance es positivo, ya que el número de fallecimientos por esta causa descendió en 31 personas. En todo caso, la presidenta de ADEPA, Carmen Flores, aprovechó la rueda de prensa en la que esta asociación presentó su memoria anual para pedir a la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, más inversión para velar por la salud de los ciudadanos.

Flores aseguró que durante los pasados 12 meses se realizaron más de 70.000 denuncias ante el Ministerio de Sanidad, las diferentes consejerías de Sanidad de las CC AA y las oficinas del Defensor del Pueblo o los servicios de Atención al Paciente de la propia red hospitalaria. De las 12.037 reclamaciones que recibió ADEPA, estiman que un 40 por ciento acabarán resolviéndose ante los tribunales y, según sus datos, durante el próximo año el número de sentencias judiciales favorables a los intereses de los demandados tendrán un aumento de entre el 10 y el 20 por ciento.

Por CC AA, Madrid fue de largo la que más denuncias sanitarias registró con un total de 3.989. Le sigue, a mucha distancia, Andalucía con un total de 1.102 denuncias, detrás se sitúan la Comunidad Valenciana (956 casos), Castilla y León (915 casos), Cataluña (909 casos) y Galicia (701 casos). Por el contrario, Ceuta y Melilla (20 casos), La Rioja (65 casos), Navarra (67 casos) y Baleares ( 119 casos) son los territorios con menor número de reclamaciones y quejas por asistencia sanitaria recibidas por la asociación.

Flores quiso prestar especial atención al caso de la Comunidad de Madrid y criticó las demoras que en la atención la los pacientes de Urgencias, la escasa dotación de ambulancias y su retraso en llegar a los lugares donde se las necesita. También arremetió contra la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y contra sus "campañas de marketing" respecto de la reducción de las listas de espera, algo que calificó de "mentira".

"RESIGNARSE A MORIR"

Pero la presidenta de ADEPA fue más allá, y recomendó a los madrileños que cuando necesiten asistencia médica urgente llamen al SAMUR o al 061 porque, según afirmó, recurrir a Emergencias 112 "es resignarse a morir". Después se refirió especialmente a la polémica del Hospital Severo Ochoa, denunciando la "lamentable politización" que en su opinión se realizó sobre las sedaciones porque los médicos no advirtieron a los familiares de los pacientes que sus familiares sedados fallecerían en las 24 horas siguientes.

Flores también aprovechó para señalar de que en 2005 se produjo "un deterioro muy importante" tanto en la sanidad pública como privada. "Estos datos tienen que dar un toque de atención a la Administración Sanitaria y a la propia ministra, Elena Salgado. No se puede estar dando dinero sin luego controlar en qué se gasta, y además se invierte demasiado en la privada y demasiado poco en la pública". Para terminar, recordó a Salgado que "tiene la obligación de velar por la vida y la salud de los ciudadanos". "La solución es la inversión en la sanidad pública para arreglar las graves deficiencias en lugar de dar mucho a la sanidad privada", sentenció.