6 de julio de 2020
23 de octubre de 2006

Los médicos de familia califican de "epidemia" el actual consumo de cannabis entre los adolescentes

Los médicos de familia califican de "epidemia" el actual consumo de cannabis entre los adolescentes

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los médicos de familia califican de "epidemia" el actual consumo de cannabis entre adolescentes ya que, según los datos más recientes del Plan Nacional de Drogas, en los últimos diez años se han duplicado los consumidores de cannabis y cuadriplicado los de cocaína. Por ello, consideran que han fracasado las políticas de prevención llevadas a cabo durante la última década.

Para el coordinador del Grupo de Intervención en Drogas (GID) de semFYC, el doctor José Zarco, esta situación es preocupante en la medida que hay una falta de percepción del riesgo real entre los usuarios de drogas. "De hecho, en los últimos años conceptos como el de cannabis terapéutico está aumentando aún más la confusión existente entre los más jóvenes, fomentando la consideración social del cannabis como una droga de bajo riesgo. Aunque sólo un porcentaje pequeño de los consumidores tienen problemas de adicción, está aumentando el número de jóvenes con dependencia al cannabis", advirtió.

Las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, que hoy se clausuran en Santiago de Compostela, han dedicado uno de sus talleres a explicar una serie de conocimientos y habilidades al profesional con vistas a mejorar la atención de los pacientes con trastornos asociados al consumo de cannabis y otras drogas.

Para el presidente de semFYC, el doctor Luis Aguilera, "este tipo de encuentros son claves en la formación del médico de familia. En muchas ocasiones encontramos dificultades en nuestro entorno laboral para dedicar tiempo a la actualización de nuestros conocimientos y habilidades. Por eso este tipo de eventos nos facilitan esta labor y representan una apuesta clara de semFYC por la innovación y el acercamiento entre los profesionales del primer nivel asistencial".

Uno de cada tres menores de 16 años ha consumido alguna vez cannabis y el 8% de los jóvenes entre los 15 y los 24 años afirma haber tomado éxtasis en algún momento de su vida. En los últimos diez años se ha duplicado el consumo de cannabis y de cocaína en España y los jóvenes de entre 14 y 18 años que la ha probado en los últimos 12 meses han aumentado de un 1,8% en 1994 a un 7,2% en 2004.

Estos datos ponen de relieve que el primer contacto con la droga se produce a edades muy tempranas y que está disminuyendo de forma progresiva la percepción del riesgo entre la gente joven, factores éstos que incrementan el riesgo de consumo, de problemas relacionados con el mismo y de dependencia. Los jóvenes advierten que les resulta relativamente fácil acceder al alcohol, al cannabis (de un 43% en el año 1994 a un 64% en el 2004) y a la cocaína (de un 21% en el año 1994 a un 37% en el 2004).

APROVECHAR RECURSOS DE LOS CENTROS DE SALUD

Para el doctor Asensio López, vicepresidente de la semFYC, la Administración debería utilizar tanto los recursos disponibles en los centros de salud como el conocimiento y habilidades de los médicos de familia en el abordaje de estas situaciones de riesgo, sobre todo entre los más jóvenes. Además, insiste en que los médicos de familia deben aprovechar cualquier oportunidad para captarlo y así poder investigar posibles consumos y adecuar el consejo a la situación detectada, fundamentado en una información científicamente contrastada, que sea capaz de promover cambios hacia conductas más saludables.

Además de conocer los nuevos patrones de consumo, esta sesión dedicada a las drogodependencias aborda también cómo mejorar la atención a pacientes que puedan presentar trastornos asociados al consumo de cocaína u otras sustancias o cómo identificar a los adolescentes que empiezan a consumir drogas.

Según el doctor José Zarco, "el médico de familia se encuentra en una situación privilegiada para detectar problemas cuando todavía son incipientes. Para ello es imprescindible prestar especial atención a una serie de situaciones que alertan de una posible ingesta de sustancias tóxicas entre adolescentes. Por lo general, son los padres quienes nos lo comunican porque advierten los cambios bruscos de conducta y de humor en el hogar, fracaso escolar, alteraciones en el apetito, trastornos de sueño, deterioro de los hábitos higiénicos, etc.".