5 de julio de 2020
9 de febrero de 2006

Nacen seis nuevos ejemplares de oso pardo entre la población oriental y aumenta su presencia en Cantabria

SANTANDER, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Durante el pasado 2005 la población oriental de oso pardo, la que se asienta en Riaño, León y la Montaña Palentina, se incrementó con el nacimiento de seis nuevos oseznos, de tres hembras reproductoras que visitan regularmente Cantabria. De hecho, en 2005 aumentó también el número de indicios de presencia de osos detectados en la Comunidad Autónoma, con un total de 182, que sumadas a las de 2004 suponen 356 localizaciones en dos años, frente a las 268 del periodo 2002-2003.

Las tres hembras reproductoras de la población oriental, que parieron tres, dos y un osezno en cada caso, visitaron Cantabria, especialmente la de las tres crías, que pasó largas temporadas en los montes de la región.

Según señaló la Consejería de Ganadería, Agricultura y Pesca, estos datos demuestran que en Cantabria se está incrementado la presencia de osos, debido a que los montes "mantienen una buena calidad del hábitat" y a que las medidas de conservación aplicadas "empiezan a fructificar".

Para seguir trabajando en estas actuaciones la Consejería y la Fundación Oso Pardo renovaron el convenio marco de colaboración del Plan de Recuperación del Oso Pardo en Cantabria. El nuevo convenio es para los años 2006 y 2007, tiene un presupuesto total de 287.166 euros (147.832 en 2006 y 139.334 en 2007) y pretende continuar con las mismas líneas de actuación que se han mostrado eficaces.

Así, la 'patrulla de oso' de tres personas seleccionadas entre los vecinos de las zonas oseras va a continuar su labor de seguimiento y vigilancia de la población de osos en colaboración con la guardería de la Administración. Asimismo, se proseguirá con la entrega de pastores eléctricos como medida de prevención para evitar daños de osos sobre los colmenares.

Continuará también el programa de educación ambiental, llevando a 2.000 escolares de Primaria a conocer 'el país de los osos' con los dos monitores de la Fundación y triplicando el número de jornadas en aula, aspirando a llegar a los 2.500 estudiantes de secundaria.

ACTUACIONES AÑOS 2004-2005

El último de estos convenios permitió poner en práctica durante los años 2004 y 2005 dos líneas de actuación basadas en la vigilancia y seguimiento de la población de osos. Para ello, se dispuso de una 'patrulla oso' y se contó con el desarrollo de un programa de educación ambiental con el objetivo de sensibilizar y formar a los escolares de Cantabria sobre el valor del patrimonio natural.

La 'patrulla oso' en Cantabria está formada por tres personas y desarrolla su actividad en Liébana, Polaciones y Campoo, y sus funciones son el seguimiento de la población de osos, la colaboración con la guardería de la Consejería en el control de las actividades furtivas y de las cacerías legales, y el apoyo a los programas de educación ambiental.

DAÑOS EN LAS COLMENAS

La Consejería de Ganadería explica en un comunicado que los daños producidos por el oso pardo en Cantabria son reducidos y localizados en determinados momentos del año. De entre ellos, los ataques a las colmenas son los más frecuentes y de mayor incidencia económica y social. Aunque el daño es indemnizado por la Administración, su prevención resulta sencilla y puede contribuir a una mejora en la aceptación social del oso pardo entre las comunidades rurales.

Por ello, se han repartido de manera gratuita 61 pastores eléctricos para proteger los colmenares situados en las zonas oseras y prevenir así los daños.

PAÍS DE LOS OSOS

Por lo que respecta a las actuaciones para formar y sensibilizar a la comunidad escolar sobre el patrimonio natural y los problemas de conservación del oso pardo, se ha continuado con el programa de educación ambiental, que si en su momento incluyó a todos los escolares de las zonas oseras, en estos últimos años se ha ampliado a los escolares de toda la Comunidad Autónoma.

En el periodo 2004-2005 se atendieron a través del proyecto CAPO (Círculo de Amigos del País de los Osos) a un total de 2.131 escolares de Primaria. CAPO es un proyecto de educación ambiental basado en visitas escolares a zonas oseras de Cantabria, guiadas por monitores de la Fundación y apoyadas en un cuaderno didáctico diseñado para esta actividad.

Los monitores de la Fundación impartieron 24 charlas a un total de 877 estudiantes de Secundaria, además de talleres lúdico-educativos, en los que se atendió a 951 escolares. Así pues, en el programa de educación ambiental desarrollado ente 2004 y 2005 en el marco del convenio de colaboración de la Consejería y la Fundación han participado 3.923 escolares de Cantabria.