12 de julio de 2020
5 de diciembre de 2006

Los neandertales que habitaron la cueva asturiana de 'El Sidrón' pudieron recurrir al canibalismo debido a las hambrunas

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El análisis de los restos de Neandertal encontrados en la cueva de 'El Sidrón' en Asturias, que poseen una antigüedad de 43.000 años, sugieren que estos ancestros del hombre moderno pasaron por episodios de hambruna que pudieron haberles llevado a ejercer el canibalismo para sobrevivir a la escasez de alimentos.

Los resultados del estudio, dirigido por Antonio Rosas del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (CSIC) y publicados en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), muestran también que los neandertales de norte y sur de Europa tenían rasgos faciales diferentes. El yacimiento asturiano se ha convertido en un referente para el estudio de la evolución humana en Europa.

La investigación de El Sidrón, cuya dirección arqueológica corresponde a Javier Fortea y a Marco de la Rasilla, ambos de la Universidad de Oviedo, ha contado con la participación de 18 investigadores, todos ellos españoles, y proporciona un gran caudal de información sobre el mundo neandertal, en un tiempo inmediatamente anterior a la llegada a Europa de los denominados Cromañones ('Homo sapiens'). El yacimiento aporta datos sobre la anatomía, la paleobiología, el comportamiento y la variabilidad geográfica de los habitantes de Europa en un periodo frío de intensas fluctuaciones climáticas.

Según explicó Antonio Rosas a Europa Press, "se han identificado restos de al menos ocho individuos: un infantil, un juvenil, dos adolescentes y cuatro adultos. Todas las partes del esqueleto están representadas, incluidas regiones esqueléticas en conexión anatómica tales como la caja torácica de un niño o el pie de un individuo adulto". Se conservan también instrumentos líticos musterienses y el conjunto arqueológico se compone casi en exclusividad por fósiles humanos, sin apenas restos de otros mamíferos, lo que confiere al yacimiento una gran singularidad.

El estudio de la dentición revela que los neandertales de El Sidrón sufrían una carencia alimenticia generalizada en el momento del destete. Igualmente, la adolescencia era también un periodo crítico en el desarrollo de estos individuos. Los científicos saben esto por la presencia de unas líneas, llamadas líneas de hipoplasia, que se forman en los dientes como consecuencia de la detención del crecimiento de los tejidos dentarios (esmalte, dentina) en periodos críticos de malnutrición o enfermedad.

Además, el estudio de los restos óseos pone de manifiesto la presencia de marcas de corte y fracturación de origen humano en los neandertales de El Sidrón, sin que se pueda determinar por el momento si se trata de canibalismo gastronómico o si pudiera comportar un comportamiento de carácter simbólico. "Una posible lectura de los datos considera una relación entre los episodios de escasez de alimentos, y por ello la carencia nutritiva, y los episodios de canibalismo. Es decir, la práctica de canibalismo obedecería a una carencia aguda de alimentos", señala Rosas.

RASGOS DIFERENTES ENTRE NORTE Y SUR

El estudio comparado de estos fósiles mediante avanzadas técnicas de morfometría geométrica en dos y tres dimensiones señala una diferenciación Norte/Sur de las poblaciones Neandertales.

Según Rosas, "los Neandertales del Sur, entre los que se incluyen los de El Sidrón, tenían una cara algo más ancha y no tan alargada como la de los Neandertales del norte, estos últimos más próximos a la imagen clásica de los neandertales". Este resultado ratifica lo ya descubierto por el equipo investigador mediante análisis de ADN, es decir, la existencia de diferencias geográficas entre las poblaciones de neandertales.

Según Antonio Rosas, en términos coloquiales la publicación del estudio supone la "puesta de largo" al más alto nivel internacional de la investigación llevada a cabo en El Sidrón.