6 de julio de 2020
24 de marzo de 2006

Neumólogos detectan un incremento de casos de tuberculosis en inmigrantes

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) alertó hoy del incremento de los casos de tuberculosis detectado entre personas inmigrantes que proceden del tercer mundo y reclamó a las autoridades sanitarias la puesta en marcha de programas de intervención sobre estos colectivos.

Los expertos de esta sociedad científica aseguran que cada año decrece el número de casos de tuberculosis asociados al virus del sida, mientras "aumentan de forma notable los relacionados con la inmigración procedente del tercer mundo".

De hecho, aseguran tener constancia de que en grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, alrededor del 15 por ciento de los casos de tuberculosis corresponden a personas que, o bien han importado la enfermedad de sus respectivos países, o bien la han contraído en España "por las precarias condiciones de higiene y de salud en que viven muchos de ellos".

José Antonio Caminero miembro del servicio de Neumología del Hospital Doctor Negrín (Las Palmas de Gran Canaria) señala que esta proporción "no es muy alta", en relación con países del centro y norte de Europa, que se sitúa alrededor de un 10 por ciento. "Pero es prácticamente seguro que a poco que nos descuidemos el problema puede ir a mayores", destaca.

En este sentido, señala que en países como Alemania o Francia, donde el sida no tiene el impacto que en España, sí hay en cambio un mayor porcentaje de población procedente del Tercer Mundo y "es el principal factor que le está impidiendo controlar sus tasas de tuberculosis".

Con todo, este experto advierte de que estas tasas son "muy inferiores" a las españolas. En concreto, en España se registran unos 12.000 enfermos nuevos cada año (unos 25 casos por cada 100.000 habitantes), "lo que supone una incidencia tres veces superior a la media de la UE.

Por ello, los neumólogos muestran su convencimiento de que las autoridades sanitarias españolas "no deberían cerrar los ojos a la realidad y actuar, con respecto a la inmigración, con los mismos criterios preventivos que ya se han puesto en práctica en otros países europeos.

En primer lugar, recomiendan dotar de ayudas económicas a los países pobres para el desarrollo sanitario. Por otra parte, proponen estrategias de intervención sobre estos colectivos, ofreciéndoles fácil accesibilidad al sistema sanitario y efectuándoles "sencillas pruebas diagnósticas que faciliten y no dificulten su integración entre nosotros", concluyen.