15 de julio de 2020
2 de marzo de 2006

Los niveles de una proteína en sangre identifican qué lesiones pulmonares se convertirán en cáncer invasivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La proteína C-reactiva, un biomarcador de inflamación en la sangre, puede ayudar a identificar a individuos cuyas lesiones precancerosas anormales pueden llegar a convertirse en cáncer pulmonar invasivo, según un estudio de la Universidad British Columbia en Vancouvert (Canadá) que se publica en 'American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine'. Las personas con niveles elevados de la proteína tenían casi diez veces más propensión al cáncer de pulmón al compararlos con aquellos con niveles más reducidos.

Los científicos midieron la proteína C-reactiva, la función pulmonar y otros marcadores inflamatorios en 65 individuos que tenían en sus pulmones al menos una localización celular anómala superior a 1,2 milímetros de tamaño y que pasaron por una biopsia al comenzar el estudio y un nuevo examen seis meses más tarde.

Los participantes tenían una media de edad de 57 años, 49 eran hombres y 48 eran fumadores. En la investigación, el nivel de proteína C-reactiva sólo difería entre los individuos que desarrollaron o no la progresión de sus lesiones.

Según Stephen Lam, autor principal del estudio, las probabilidades de que la enfermedad progresara en sentido negativo fueron 9,6 veces mayores en el grupo que tenía los niveles del marcado de la proteína C-reactiva superiores a 0,5 mg por litro en comparación con el grupo por debajo de este umbral. Cuando se volvieron a realizar las biopsias seis meses después, 32 personas mostraron una progresión hacia lesiones pulmonares más anormales.

Según explica Lam, "estos datos son consistentes con la hipótesis de que el carcinoma de células escamosas surge de lesiones preinvasivas de manera gradual, lo que se llama la teoría secuencial en el desarrollo del cáncer". El científico señala que esta hipótesis se ve apoyada por experimentos animales que imitan la formación del cáncer en humanos.

Los autores creen que estos resultados ayudarán al diseño futuro de estudios quimiopreventivos y de detección precoz mediante la identificación de individuos bajo alto riesgo de cáncer pulmonar de células no pequeñas.