5 de julio de 2020
22 de febrero de 2006

Nueva Zelanda es el país con mejor gestión medioambiental seguida de Suecia y Finlandia, según el nuevo índice EPI

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Nueva Zelanda es el país con mejor gestión medioambiental, según el nuevo Índice de Realización Medioambiental (EPI, por sus siglas en inglés), seguida de Suecia, Finlandia, República Checa y Reino Unido.

España ocupa la vigésimo lugar.

Este nuevo índice salió a la luz durante la reunión del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza) como resultado del trabajo del Centro de Legislación y Política Medioambiental de la Universidad de Yale y del Centro de la Comisión Europea, según informa el boletín CSR Wire.

Este proyecto contiene diferentes indicadores de tipo económico, medioambiental e institucional, con el fin de identificar los principales determinantes de la gestión medioambiental sostenible a escala nacional. Este índice fue diseñado a base de diferentes informes sobre sostenibilidad de diversos países que habían sido realizados con anterioridad.

Su objetivo es medir las políticas orientadas a reducir los impactos sobre el Medio Ambiente y sobre la salud humana, a fin de promocionar la utilización sostenible del ecosistema y la gestión responsable de los recursos naturales.

Esta nueva herramienta permite señalar cómo las políticas medioambientales ayudan a demostrar que las acciones poco responsables con el Medio Ambiente afectan a la salud humana, a los ecosistemas y a los recursos naturales. Además, el EPI mide las acciones que desarrolla cada país para comprobar el cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre la materia.

Los creadores del EPI confían en que ayude a enfocar cuáles son las áreas de interés para controlar la gestión de los gobiernos, que podría servir para la reducción de los impactos medioambientales sobre la salud de las personas, así como para promocionar la gestión responsable de los recursos naturales.

TRABAJO EN PROCESO

El EPI, calificado como un "trabajo en proceso" durante el Foro de Davos fue diseñado para fomentar el debate sobre la adopción de nuevas medidas y diferentes métodos para alcanzar la realización medioambiental, en sus diferentes ámbitos.

El nuevo índice tiene la intención de dotar de información sobre los impactos medioambientales de las compañías y de los gobiernos, aunque todavía existen dudas sobre si servirá para la adopción de forma global de diferentes tipos de baremo en este sentido, ya que más de 60 países no se encuentran reflejados en este índice, en el que participan más de 130 estados.

La clasificación de los estados fue establecida en relación con los indicadores de salud medioambiental, calidad del aire, recursos acuáticos, biodiversidad y hábitat, fuentes de producción natural y energía sostenible.

El índice valora de forma potencial la preocupación de los gobiernos y de los ciudadanos sobre el desarrollo de diferentes políticas medioambientales. Así, estos valores sirven de punto de referencia para un reconocimiento de los aspectos sobre los que se tienen que tomar medidas para reducir el impacto medioambiental y donde hay que profundizar en las políticas de sostenibilidad.

Por otro lado, una de las mayores preocupaciones que se recoge en este índice es que las compañías que operan a nivel internacional pueden de interpretar este índice de una forma insuficiente, estableciendo un nivel mínimo de responsabilidad medioambiental.