6 de julio de 2020
1 de noviembre de 2006

Nuevos datos apuntan a la importancia de los mecanismos de la serotonina en el síndrome de muerte súbita infantil

MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una investigación preliminar del Hospital Infantil de Boston y la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos) sugiere que las anormalidades en el tronco cerebral en las que intervienen ciertos mecanismos moleculares cerebrales de la serotonina podrían ser más importantes de lo que se pensaba hasta el momento en el Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS, según sus siglas en inglés). Las conclusiones del estudio se publican en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

A pesar de las investigaciones realizadas hasta el momento, las causas de la muerte súbita neonatal siguen sin aclararse. Estudios anteriores han sugerido que las anormalidades en un receptor, una estructura de la superficie o interior de las células, que se une a las neuronas serotonérgicas, el 5-HT, de la médula podrían participar en el SIDS.

Los científicos examinaron la asociación entre los casos de SIDS y los defectos celulares asociados con la alteración del receptor 5-HT en los mecanismos de 5-HT de la médula del cerebro. Los investigadores analizaron muestras congeladas de médula de 31 bebés que murieron de SIDS y de 10 bebés que fallecieron por otras causas. Los investigadores compararon los marcadores del funcionamiento de 5-HT entre los casos de SIDS y los controles.

Los investigadores descubrieron que las anormalidades de 5-HT medulares eran más extensas de lo que se había sugerido previamente y que suponían múltiples elementos del funcionamiento de 5-HT. El estudio fortalece la hipótesis de que la disfunción medular 5-HT está asociada con el SIDS y que podría conducir a la muerte por un fallo en las respuestas respiratorias y del sistema nervioso autónomo o del sistema de regulación interna durante el sueño.

El estudio también descubrió una menor densidad de uniones del receptor 5-HT1A en los varones en comparación con las hembras, una observación que podría ayudar a explicar por qué los varones son más vulnerables al SIDS. La mayoría de los casos de SIDS del estudio se habían producido durante el sueño.