7 de julio de 2020
17 de diciembre de 2006

Nuevos datos sobre la capacidad para volar de las aves modernas arrojan luz sobre su evolución

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Brown en Providence (Estados Unidos) han descubierto un aspecto clave de la anatomía de las aves que ayuda a estabilizar la articulación del hombro durante el vuelo. El descubrimiento, que se publica en la edición digital de la revista 'Nature', arroja luz sobre la evolución de las aves a partir de sus ancestros no voladores.

Según los investigadores, las aves modernas tienen una banda de tejido fibroso llamada 'ligamento acrocoracohumeral' que estabiliza las alas contra la dislocación hacia abajo. Y debido a que no es un elemento muscular su uso no requiere esfuerzo.

Este ligamento no existía o se encontraba desarrollado de forma limitada en las aves ancestrales, incluyendo las primeras aves como el Archaeopterix, lo que suponía que tenían que emplear un esfuerzo físico para mantener el hombro estable.

Los intentos anteriores por comprender la evolución del vuelo se han centrado en los diferentes esfuerzos del funcionamiento de las alas de forma aislada. Pero en el estudio actual, los investigadores han integrado datos recabados a partir de muchas técnicas diferentes, incluyendo la anatomía comparada, las técnicas de escáner de tres dimensiones y las medidas mecánicas.

El modelo resultante sugiere que el vuelo evolucionó antes de que el sistema de equilibrio de fuerzas basados en ligamentos sofisticados que se observa en las aves modernas.