6 de julio de 2020
3 de julio de 2006

La obesidad está asociada con un 25% más de riesgo de desarrollar ansiedad y depresión

La obesidad está asociada con un 25% más de riesgo de desarrollar ansiedad y depresión

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La obesidad está asociada con un 25 por ciento más de riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad y del estado de ánimo y un 25 por ciento menos de probabilidad de sufrir abuso de sustancias, según un estudio de uno de los sistemas de salud estadounidenses, el 'Group Health Cooperative' con sede en Seattle, que se publica en la revista 'Archives of General Psychiatry'.

Los científicos estudiaron a 9.125 adultos de todo el país que fueron entrevistados como parte de un estudio nacional a gran escala sobre trastornos mentales entre los años 2001 y 2003. Los participantes, que tenían una media de 45 años, completaron una entrevista en su domicilio que incluía cuestiones sobre sus características demográficas, la altura, peso y trastornos psiquiátricos. Éstos incluían trastornos del estado de ánimo como la depresión mayor, la depresión leve persistente con síntomas o distemia, y el trastorno bipolar; trastornos de ansiedad como el trastorno de pánico y el de ansiedad generalizada; y trastornos de abuso de sustancias que incluían el alcohol o las drogas.

De todos los participantes, 6.795 tenían un índice de masa corporal (IMC) de menos de 30 y 2.330 de ellos de 30 o superior y fueron considerados obesos. Los participantes obesos tuvieron a lo largo de sus vidas una prevalencia más elevada de trastornos de ansiedad y del estado de ánimo y una menor prevalencia de trastornos por abusos de sustancias. Estas asociaciones se mantuvieron similares entre hombres y mujeres. El vínculo entre obesidad y trastornos del ánimo apareció más fuerte en los blancos no hispanos y en aquellos con niveles de educación más elevados.

Según los investigadores, la prevalencia estimada de trastornos del ánimo durante la vida en aquellos con IMC por debajo de 30 y aquellos con IMC de 30 o superior traslada los riesgos atribuibles a la población a un 24 por ciento, lo que indica que cerca de una cuarta parte de los casos de obesidad en la población general son atribuibles a la asociación con los trastornos del estado de ánimo.

Los científicos señalan sin embargo que estos cálculos no indican la dirección de esta relación, ya que tanto los factores que contribuyen a la obesidad pueden conducir a la depresión como los factores asociados a la depresión podrían llevar a la obesidad.