12 de julio de 2020
22 de julio de 2006

La obesidad en la juventud está asociada con un mayor riesgo de mortalidad prematura

La obesidad en la juventud está asociada con un mayor riesgo de mortalidad prematura

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores han descubierto que padecer obesidad a los 18 años de edad está asociado con un mayor riesgo de muerte prematura en mujeres jóvenes y de mediana edad, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Annals of Internal Medicine'.

Los científicos examinaron datos de un estudio nacional sobre salud realizado entre 102.400 enfermeras que comenzó en el año 1989. En aquel momento, las participantes del estudio tenían entre 24 y 44 años, e informaron sobre su estatura y peso y sobre su peso a los 18 años. Los investigadores calcularon el índice de masa corporal (IMC), el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la altura en metros.

Los participantes respondieron a cuestiones sobre sus antecedentes clínicos, consumo de alcohol, tabaco y actividad física. Los investigadores enviaron cuestionarios de seguimiento a las participantes hasta el año 2001 o la fecha de su muerte.

Los resultados mostraron que las mujeres con un IMC superior a 18 consumían más alcohol, fumaban más y eran menos propensas a participar en actividades físicas enérgicas durante su adolescencia.

Durante el periodo de 12 años de seguimiento, en el que murieron 710 participantes, los investigadores descubrieron que las mujeres con el IMC más elevado a los 18 años tuvieron un mayor riesgo de morir de forma prematura, incluso en el caso de aquellas con un sobrepeso moderado.

Esta relación entre sobrepeso y mortalidad prematura fue similar entre mujeres más jóvenes y aquellas mayores de 40 años. Las principales causas de muerte incluyeron el cáncer y la enfermedad cardiovascular, entre la mortalidad por causas externas la causa más común fue el suicidio.

Los investigadores también descubrieron que las mujeres con un IMC bajo a los 18 años no tuvieron un mayor riesgo de mortalidad. Este descubrimiento contrasta con estudios recientes en los que los IMC altos y elevados en adultos de mediana edad y mayores estaban asociados con un exceso de mortalidad.

Según Frank Hu, uno de los autores del estudio, los resultados subrayan la importancia de la prevención del exceso en el aumento de peso de los niños, no sólo para prevenir la obesidad sino también el sobrepeso.