6 de julio de 2020
6 de octubre de 2006

Observan por primera vez el interior de los quasares, los objetos más brillantes y distantes del Universo

Observan por primera vez el interior de los quasares, los objetos más brillantes y distantes del Universo

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de astrónomos dirigidos por la Universidad del Estado de Ohio (Estados Unidos) ha podido observar por primera vez el interior de los quasares, los objetos más brillantes y distantes del Universo, y han descubierto pruebas de la existencia de agujeros negros. El estudio, presentado durante una conferencia de la Sociedad Astronómica Americana celebrada en San Francisco, confirma que los quasares están constituidos por agujeros negros supermasivos y discos extremadamente calientes de material que es aspirado hacia su interior.

Según los astrónomos, desde la Tierra los quasares parecen estrellas. Su extremada brillantez nos permite verlas a pesar de ser los objetos más distantes del Universo. Las teorías sobre ellos indican que muy probablemente contengan agujeros negros supermasivos que se formaron hace miles de millones de años.

Los agujeros negros no pueden ser observados de forma directa ya que son tan masivos que incluso la luz no puede escapar de su gravidez. El material que está cayendo al interior de un agujero negro emite una luz de un brillo intenso. En el caso de los quasares, el material brilla a lo largo de un amplio rango de energías, incluyendo la luz visible, las ondas de radio y los rayos X. Los científicos estudiaron la luz que emanaba de dos quasares, el RXJ1131-1231 y el Q2237+0305.

Los quasares se encuentran tan alejados que incluso con los telescopios más avanzados parecen sólo pequeños puntos de luz. En el estudio, las estructuras interiores de dos quasares sólo se hicieron visibles cuando una galaxia se alineó justo entre ellos y la Tierra y magnificó su luz. Los astrónomos compararon el efecto que se produjo con la posibilidad de observar los quasares bajo un microscopio.

Los científicos fueron capaces de medir el tamaño de los denominados discos de acreción alrededor del agujero negro del interior de cada quasar. Los discos rodeaban una pequeña área que emitía rayos X, como si el material del disco se estuviera calentando a medida que caía en el interior del agujero negro del centro.

Esto era lo que los investigadores esperaban ver, tal y como señalan las teorías actuales sobre los quasares, auque la vista interior les ayudará comenzar a refinar estas nociones, señalan.