6 de julio de 2020
8 de marzo de 2006

Partículas contaminantes finas aumentan las hospitalizaciones por enfermedades cardiovasculares y respiratorias

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La exposición a partículas finas de contaminación atmosférica aumenta el riesgo de admisión hospitalaria debido a enfermedades cardiovasculares y respiratorias, según un estudio de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) que se publica en 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Según los científicos, estudios anteriores han mostrado que la exposición crónica a partículas transmitidas por el aire aumenta los riesgos para la salud. Pruebas recientes sobre los efectos adversos de la contaminación atmosférica sobre la salud pública han motivado el desarrollo de estándares más restrictivos para los niveles de partículas atmosféricas en distintos países.

Los expertos explican que en 1997 se revisaron los estándares de materia particulada (MP), manteniendo el indicador previo de igual o menos de 10 micras de diámetro aerodinámico (MP10) y creando un nuevo indicador para la materia particulada fina de igual o menos de 2,5 micras de diámetro aerodinámico (MP2,5). Las partículas de este tamaño tienen mucha más probabilidad de alcanzar las vías aéreas menores y los alvéolos de los pulmones que las partículas mayores.

Existen pocas pruebas sobre los riesgos para la salud en este tipo de materia particulada.

Los científicos dirigieron un estudio para estimar el riesgo de enfermedades cardiacas y respiratorias por la exposición a contaminación atmosférica por partículas finas. Los investigadores analizaron datos de una base de datos nacional de tasas de admisión hospitalaria entre los años 1999 y 2002 sobre ingresos cardiovasculares y respiratorios y lesiones de 11,5 millones de pacientes de 65 años o más que vivían en 204 poblaciones urbanas de más de 200.000 habitantes. Los individuos vivían una media de 4,5 kilómetros de un detector de MP2,5.

Los investigadores descubrieron que había un aumento a corto plazo en las tasas de admisión hospitalaria asociadas con la exposición a MP2,5 para todos los registros sanitarios excepto en las lesiones.

Según los autores, la asociación más amplia fue para el fallo cardiaco.

Según los autores, en el pulmón la materia particulada podría promover inflamación y por ello exacerbar la enfermedad pulmonar subyacente y reducir la eficacia de los mecanismos de defensa pulmonar. Los efectos cardiovasculares podrían reflejar procesos de origen neurológico e inflamatorio.