7 de julio de 2020
1 de marzo de 2006

Las personas obesas podrían ser más sensibles al dolor

Las personas obesas podrían ser más sensibles al dolor

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las personas obesas podrían ser más sensibles al dolor que las personas que no padecen este perjudicial exceso de peso, según un estudio de la Universidad del Estado de Ohio que se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Psicosomática Americana celebrada en Denver (Estados Unidos). Los 62 adultos de la tercera edad que participaron en la investigación tenían osteoartritis de la rodilla, una enfermedad que causa inflamación y un dolor extremo en esta zona del cuerpo.

Los investigadores administraron a los participantes una estimulación eléctrica en su tobillo izquierdo para medir sus reflejos de dolor. Los estímulos fueron proporcionados antes y después de que los participantes tomaran parte en una sesión formativa en habilidades para hacer frente a sus actividades diarias que duró 45 minutos. La sesión incluyó un ejercicio progresivo de relajación muscular.

Los pacientes obesos mostraron una mayor respuesta física a la estimulación eléctrica que las personas no obesas, tanto antes como tras la sesión formativa. Esto indica que estas personas tenían una menor tolerancia a una estimulación dolorosa a pesar de informar en los cuestionarios que no sentían más dolor que las personas no obesas.

Charles Emery, autor principal del estudio, explica que el procedimiento de relajación ayudó a los participantes a afrontar el dolor. Además, Emery señala que sus pruebas mostraron que ambos grupos tenían umbrales más elevados de dolor físico después de la sesión de relajación pero que los participantes obesos seguían mostrando un umbral menor en la tolerancia del dolor.

Según Emery, esto es importante porque si una persona obesa comienza un programa de ejercicio, podría no experimentar dolor cuando de hecho está lesionando su cuerpo a algún nivel, lo que podría finalmente conducirle a un dolor grave en el futuro.

Los investigadores querían ver si la formación en habilidades para afrontar el día a día, incluyendo las técnicas de relajación progresiva, podría ayudar a los pacientes de osteoartritis a manejar mejor el dolor que esta enfermedad ocasiona.

Según el investigador, los resultados del estudio muestran la importancia de analizar las medidas objetivas además de las subjetivas de cómo el cuerpo responde a los estímulos dolorosos.