7 de julio de 2020
26 de octubre de 2006

Un pH vaginal adecuado a cada etapa de la vida de la mujer es señal de una buena salud

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un pH vaginal adecuado a cada etapa de la vida de la mujer es señal de una buena salud, según el Estudio Epheso, el trabajo epidemiológico más amplio llevado a cabo sobre este tema entre la población femenina española, que fue presentado hoy en Madrid.

El trabajo, en el que participaron más de 2.100 mujeres de diferentes grupos de edad y pertenecientes a diferentes comunidades autónomas, está avalado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia y aprobado por el Comité de Investigación Clínica.

El estudio resalta que las desviaciones del pH pueden ser indicativas de problemas o infecciones vaginales, que la práctica de ejercicio físico y la actividad laboral y sexual ayudan a mantener el pH óptimo en cada etapa y que la conservación de un pH vaginal adecuado se asocia a una mayor satisfacción sexual de las mujeres.

"Es importante que la mujeres sepan que existe un pH vaginal y que hay que mantenerlo para la conservación del estado fisiológico natural. Eso significa una protección hacia agresiones externas. Para mantenerlo o corregirlo, actualmente las mujeres cuentan con varias posibilidades. Simplemente el uso de champús o jabones adecuados van a poder mantener el pH vaginal", declaró el doctor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer e investigador principal del Estudio Epheso.

Para el bienestar de cada día, resaltó, es necesario mantener una correcta higiene del área genital femenina porque la humedad que genera la orina, el flujo, el sudor unido a la poca ventilación de la zona, la hace susceptible al ataque de microorganismos.

Por otro lado, las atenciones al cuidado íntimo adquieren especial importancia cuando aumentan las posibilidades de alteración del ecosistema vaginal: después del ciclo menstrual, tras secreciones vaginales intensas o por el uso de cremas anticonceptivas o geles.

Asimismo, los gimnasios, la piscina y la playa son lugares en los que se recomienda extremar las precauciones y utilizar productos que contribuyan al equilibrio de la zona vulvo-vaginal.

También, y finalmente, el embarazo es uno de los periodos más importantes en la vida de la mujer, una época en la que se debe prestar especial atención a los cuidados íntimos ya que pueden surgir algunas infecciones que podrían llegar a repercutir en el feto.