4 de julio de 2020
9 de abril de 2006

Piden un estudio epidemiológico que determine el impacto de Valdemingómez en futuros vecinos de la zona

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Medio Ambiente en el grupo municipal socialista de Madrid, Pedro Santín, exigió hoy que el Gobierno local encargue un estudio epidemiológico que determine el impacto que puede tener la incineradora y los vertederos de Valdemingómez en la salud de las 150.000 personas que vivirán en el PAU de Valdecarros. Las 51.656 viviendas que se construirán "se encuentran a menos de dos kilómetros de estas instalaciones contaminantes", explicó.

Santín considera que "el Ayuntamiento se ha precipitado al iniciar el desarrollo urbanístico del barrio de Valdecarros llevando las edificaciones excesivamente cerca de una de las zonas más contaminadas de España, donde las condiciones ambientales son agresivas y peligrosas para la salud, debido a la contaminación atmosférica, a los malos olores y a la acumulación de vertederos y basuras".

Por ello, el edil de la oposición pide que el Ayuntamiento no construya una sola vivienda en esta zona hasta que este estudio epidemiológico garantice que la salud de los futuros vecinos no se va a ver afectada por la actividad de la incineradora de Valdemingómez, "donde cada año se queman más de 300.000 toneladas de basura que desprenden gran cantidad de sustancias contaminantes y potencialmente cancerígenas como las dioxinas y los furanos o los metales pesados".

INSTALACIONES CONTAMINANTES

"A la misma distancia de las futuras viviendas de Valdecarros -añade Santín- se encuentran otras instalaciones contaminantes dependientes del Ayuntamiento de Madrid, en concreto el vertedero de las Dehesas, que recibe anualmente más de un millón de toneladas de residuos sólidos procedentes del municipio de Madrid, y dos plantas de compostaje municipales, Las Lomas y La Paloma, que producen 400.000 toneladas anuales de abono que producen malos olores en un radio de más de cinco kilómetros".

Para el PSOE, el Plan Parcial de Valdecarros, que aprobará el Gobierno de Ruiz-Gallardón próximamente, califica 4.700.000 metros cuadrados de suelo para construir 51.656 viviendas y otros 3.100.000 metros cuadrados para zonas verdes, equipamientos y servicios.

Por último, Santín exige "que se respete la normativa vigente y que no se construya una sola vivienda en Valdecarros a una distancia de menos de dos kilómetros a la incineradora de Valdemingómez", y pide al PP que respete "escrupulosamente" la distribución entre vivienda y zona verde establecida en los proyectos de urbanización y no se edifique por encima de lo permitido.