12 de julio de 2020
13 de enero de 2010

Primera piedra del laboratorio de partículas diminutas

Primera piedra del laboratorio de partículas diminutas
UAM

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, puso este miércoles la primera piedra del futuro Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA) Nanociencia en el Campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), donde 200 científicos de quince nacionalidades investigarán con nanopartículas avances en la lucha contra el cáncer, la aeronáutica o la descontaminación del agua.

El IMDEA de Nanociencia se pondrá en funcionamiento en la primavera de 2011, pasando a ser el primer laboratorio de España para la investigación de partículas diminutas y uno de los más avanzados de Europa, al estar dotado con la tecnología necesaria para tratar las nanopartículas.

El futuro centro constará de una superficie total construida de 8.300 metros cuadrados y dispondrá de más de 30 laboratorios. En el nuevo edificio trabajarán más de 200 investigadores, 20 técnicos de laboratorio y quince de gestión y administración.

El coste de esta nueva infraestructura será de 9 millones de euros, cofinanciado conjuntamente entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Ciencia y Tecnología. El IMDEA Nanociencia estará dotado de los instrumentos de investigación más avanzados tecnológicamente en el ámbito de la nanociencia.

En sus instalaciones destacará un microscopio electrónico de última generación y la llamada 'sala blanca', única de sus características en España y una de las más avanzadas de Europa. Esta sala se distingue por conservarse totalmente aislada de polvo y de vibraciones, circunstancias totalmente necesarias para desarrollar determinados trabajos experimentales con nanopartículas.

Su misión no será sólo facilitar la investigación en el área, sino también servir de apoyo a aquellas empresas que estén realizando innovación con nanotecnología en la región.

El Instituto Nanociencia lleva en funcionamiento dos años bajo la dirección del profesor Rodolfo Miranda que, junto con más de 30 investigadores procedentes de universidades tan prestigiosas como Berkeley, Yale, Cambridge o Dresde, se han convertido en un referente en investigación y en transferencia tecnológica en materias como la lucha contra el cáncer, la aeronáutica o la descontaminación del agua.

FUERTE INVERSIÓN

En el acto, Aguirre estuvo acompañada por la consejera de Educación, Lucía Figar; el alcalde de Tres Cantos, José Folgado; la directora de Cooperación Internacional y Relaciones Institucionales del Ministerio de Ciencia e Innovación, Montserrat Torné; el rector de la UAM, José María Sanz; el director de IMDEA Nanociencia, Rodolfo Miranda; y el arquitecto del edificio, Juan Claudio Escarpenter.

En su intervención, la presidenta señaló que el Gobierno regional ha invertido 61 millones de euros en los ocho Institutos Madrileños de Estudios Avanzados existentes, y avanzó que en 2010 se invertirán 14 millones más para iniciar la construcción de los Institutos de Software, Nanociencia, Materiales y Energía y la remodelación del antiguo hospital de Tuberculosis de Cantoblanco para el IMDEA de Ciencias Sociales.

El Instituto de Nanociencia, que hasta el momento viene desarrollando sus actividades en instalaciones cedidas por la Universidad Autónoma, forma parte de los ocho Institutos madrileños de investigación que puso en marcha el Gobierno regional en 2006 con el fin de fomentar las actividades de I+D+i.

Aguirre aprovechó el acto para felicitar a la Universidad Autónoma por la calificación de Campus de Excelencia Internacional que ha recibido por el proyecto que ha presentado junto con el CSIC y que ha logrado 11 millones de euros de financiación por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación.

"Sólo siete universidades españolas han logrado esta distinción entre las cincuenta que la solicitaron. Y de esas siete, cuatro son madrileñas", destacó la presidenta regional.

EL LIDERAZGO DE LOS IMDEA

En su afán por modernizar el sistema de investigación y ciencia en Madrid, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre promovió y financió la creación de los Institutos Madrileños de Estudios Avanzados (IMDEA) en 2006. El proyecto ha permitido crear un marco institucional para la investigación de excelencia en la región.

En estos años ya ha conseguido traer a más de 200 investigadores de quince nacionalidades y provenientes de universidades como Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Oxford, Cambridge o Berkeley. Para el año 2013 se espera que sean más de 600 los investigadores contratados, todos ellos escogidos entre los mejores del mundo.

El proyecto IMDEA está formado por ocho centros de estudios avanzados especializados en ocho áreas de conocimiento: agua, alimentación, ciencias sociales, energía, materiales, nanociencia, networks y software.

La aportación científica y tecnológica de estos centros en estos primeros años ya ha propiciado la solicitud de ocho patentes y se está poniendo en marcha la primera empresa basada en las tecnologías desarrolladas en sus laboratorios.

Asimismo, en el último año, los ocho Institutos Madrileños de Estudios Avanzados han abierto más de 40 líneas de investigación, dentro de las que han puesto en marcha cerca de 60 proyectos de investigación.

3.000 MILLONES PARA INVESTIGACIÓN

Los IMDEA son una parte importante de la estrategia del Gobierno regional para impulsar la competitividad, la reactivación económica y la generación de empleo en sectores estratégicos como la industria o los servicios.

Estas actuaciones, incluidas dentro del Plan Regional de I+D+i (PRIDI), tienen como objetivo avanzar en la investigación y consolidar la posición internacional de la Comunidad de Madrid.

La inversión con la que cuenta esta iniciativa ascenderá a 3.000 millones y permitirá la creación de unos 30.000 nuevos empleos directos, y 50.000 indirectos, de alta cualificación.

Este esfuerzo permitirá que Madrid siga siendo la región que más fondos dedica a investigación de España. Los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que la Comunidad de Madrid dedica un 2,12 por ciento de su PIB a la investigación y que concentra un tercio de los investigadores españoles. Como resultado, un 3 por ciento de la investigación mundial la producen madrileños.