28 de febrero de 2021
30 de marzo de 2014

Producir carne y lácteos compromete limitar el calentamiento global a 2ºC

Producir carne y lácteos compromete limitar el calentamiento global a 2ºC
EUROPA PRESS

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la producción de alimentos pueden poner en peligro el objetivo climático de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de limitar el calentamiento global a 2 ºC, según una nueva investigación realizada en la Universidad Tecnológica de Chalmers, Suecia. 

   Precisamente, este lunes, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas ha presentado un informe en el que ha resaltado que el impacto del cambio climático es "abrumador"

   Las emisiones de dióxido de carbono procedentes de los sectores de energía y transporte representan en la actualidad la mayor parte de la contaminación climática, pero el trabajo de Chalmers demuestra que la eliminación de estas emisiones no garantizaría permanecer por debajo del límite de la ONU mientras que las emisiones de la agricultura amenazan con seguir creciendo conforme aumenta el consumo mundial de productos lácteos y carne. Si no se abordan las emisiones agrícolas, el óxido nitroso de los campos y el metano de la ganadería podría duplicarse para 2070, lo que provocaría que el cumplimiento del objetivo climático fuera esencialmente imposible.

   "Hemos demostrado que la reducción del consumo de carne y los productos lácteos es clave para llevar la contaminación climática agrícola a niveles seguros", afirma uno de los autores del trabajo, Fredrik Hedenus. "Un amplio cambio en la dieta puede llevar mucho tiempo. Ya deberíamos estar pensando en cómo podemos hacer que nuestra comida sea más cordial con el clima", advierte este investigador.

   En 2070, habrá muchos más habitantes en la tierra, con lo que se espera que sean más comunes las dietas con alto contenido de leche, queso, carne y otros alimentos asociados con altas emisiones. Debido a que las emisiones agrícolas son difíciles y costosas de reducir con cambios en los métodos de producción o la tecnología, el incremento del número de personas que comerán más carne y productos lácteos implicaría cantidades crecientes de contaminación climática del sector de la alimentación.

   "Estas emisiones pueden reducirse con mejoras en la eficiencia de la producción de carne y lácteos, así como con la ayuda de las nuevas tecnologías", afirma el coautor Stefan Wirsenius. "Sin embargo, las potenciales reducciones con estas medidas son bastante limitadas y probablemente no bastarán para mantenernos dentro del límite del clima, si la comida y el consumo de productos lácteos siguen creciendo", alerta el autor de este estudio, que se publica en 'Climatic Change'.

   La carne de vaca y cordero provoca las mayores emisiones de la agricultura, en relación con la energía que proporciona. Para 2050, las estimaciones indican que la carne de cordero representará la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero agrícolas, mientras que sólo proporcionará el 3 por ciento de la ingesta calórica humana. El queso y otros productos lácteos supondrán aproximadamente un cuarto del total de la contaminación climática agrícola.