5 de julio de 2020
26 de abril de 2006

El PSOE pide proteger a los grandes simios del maltrato, la esclavitud, la tortura, la muerte y la extinción

El PSOE pide proteger a los grandes simios del maltrato, la esclavitud, la tortura, la muerte y la extinción

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El PSOE presentó ayer una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados en la que insta al Gobierno a emprender las acciones necesarias en los foros y organismos internacionales para la protección de los grandes simios (gorila, orangután, chimpancé y bonobo) del maltrato, la esclavitud, la tortura, la muerte y la extinción. También pide la adhesión de España al Proyecto Gran Simio, un programa internacional para la "ampliación de la igualdad" que persigue preservar y proteger del maltrato y la muerte "a estos compañeros genéticos de la humanidad".

La principal diferencia entre esta demanda para los simios con otros animales radica en el concepto de esclavitud, puesto que tienen un concepto de autonomía individual, "que debe ser respetado "a ser posible en su hábitat"; una capacidad de reflexividad, un concepto de su autonomía, personalidad y sensibilidad "mucho más compleja y cercana" a los humanos, que no permiten prácticas que son aceptadas en otras, como los "enclaustramientos" en determinadas condiciones, según explicó el diputado de Los Verdes proponente de la iniciativa, Francisco Garrido.

Para justificar esta demanda, la iniciativa socialista --a la que se han adherido más de 70 universidades internacionales y diversos grupos científicos-- destaca que los humanos comparten la "inmensa mayoría" de su material genético con estos seres vivos, como se ha detectado con la secuenciación del ADN de los grandes simios, y alerta de la posibilidad de extinción de algunas de estas especies por obra de la intervención humana, en alusión a un informe de Nacionales Unidas.

"Entendemos que debe ser una tarea de toda la comunidad internacional evitar la desaparición, el maltrato y la esclavitud de estos seres tan cercanos a la especie humana y tan injustamente tratados", señala la proposición no de ley, para la que su impulsor espera el apoyo de una "mayoría suficiente". De momento, celebra el respaldo social que entiende que ya tiene, el "más grande" que ha tenida una proposición no de ley.

Por ello, Garrido considera que algunas manifestaciones en contra que se han producido desde personas de Amnistía Internacional (AI) y el Obispado no son el sentir general. Tras asegurar que "no hay ninguna contradicción entre la salvaguarda y la lucha por los derechos humanos y la salvaguarda y la lucha por los derechos de los animales", recordó que AI que nunca se ha opuesto a una cuestión de este tipo.

Respecto a la declaración del arzobispo de Pamplona y Tudela, Fernando Sebastián, el diputado mostró su extrañeza por que una propuesta "que consiste en ampliar la comunidad moral y la fraternidad" sea rechazada, por lo que le aconsejó que lea a San Francisco para "una mejor compresión" de esta idea "no excluyente sino incluyente". Además de considerar que no se tratará de la opinión de toda la Iglesia ni de todos los cristianos, "que tienen muchos fundamentos" para estar a favor, insistió en que es un pensamiento que está en el occidental "desde hace mucho tiempo".

EXTINCIÓN EN 2032

Desde el propio Proyecto Gran Simio ('www.proyectogransimio.org'), su coordinador en España, Pedro Pozas, expuso los peligros de extinción de los grandes simios dentro de 20-25 años, hacia 2032, si continúa la deforestación y otras amenazas para estas especies, que, desde 1997, pertenecen a la familia de los homínidos. Además, añadió que, desde mayo de 2003, los chimpancés son incluidos por genetistas estadounidenses en el género humano, al descubrir que de un análisis de 97 genes existe una similitud con los seres humanos del 99,4 por ciento de genes.

Por ello, cree que "no es ético ni siquiera encerrarlos en zoológicos" porque entiende que tienen derecho a la vida, la protección de su libertad y no ser torturados física ni psíquicamente. Entre sus capacidades, enumeró la estética, engañar, bromear, reír, aprender el lenguaje humano de sordomudos y enseñarlo a los hijos, planificación, sufrimiento, tristeza y dolor por pérdida de un amigo, entre otros, con lo que concluyó que aunque "no son seres humanos si están dentro de la familia" de los humanos.

Finalmente, Pozas invitó a España a colaborar "activamente" con esta especie mediante una ley de protección de sus derechos, la prohibición de experimentación, tenencia con fines comerciales o en espectáculos, regular condiciones rigurosas para los cautivos, centros idóneos para albergar a los decomisados y establecimiento de un tipo penal agravado para su comercio, tenencia ilegal o maltrato, entre otras cuestiones. A ello, el presidente del Proyecto Gran Simio en España, Joaquín Araujo, añadió la necesidad de conceder a los seres humanos "el derecho de desactivar la intransigencia y extraordinaria violencia" con que mantienen las relaciones con la naturaleza.