6 de julio de 2020
11 de octubre de 2006

Un puñado de nueces en las comidas limita la capacidad de las grasas de dañar las arterias

Un puñado de nueces en las comidas limita la capacidad de las grasas de dañar las arterias

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

Comer un puñado de nueces junto con comidas poco saludables en las que predominen las grasas saturadas limita la capacidad de las grasas dañinas de perjudicar las arterias, ya que favorecen su elasticidad, según un nuevo estudio realizado en el Hospital Clínico de Barcelona.

La investigación aparecerá en la edición del 17 de octubre del 'Journal of the American College of Cardiology'. "No queremos dar el mensaje de que se puede continuar comiendo grasas poco saludables si se añade un puñado de nueces en las comidas. En lugar de ello, lo que recomendamos es que incorporen las nueces como ingredientes de una dieta saludable que limite las grasas saturadas", puntualizó el doctor Emilio Ros, Jefe de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínico de Barcelona.

Este experto explica que el endotelio o capa interior de las arterias produce una sustancia llamada óxidonítrico, que es imprescindible para mantener su elasticidad para poder dilatarse ante un aumento de requerimientos de sangre a los órganos irrigados, por ejemplo los músculos y el corazón cuando se hace ejercicio físico.

"Cada vez que comemos alimentos con un alto contenido en grasa saturada, la grasa absorbida que circula en la sangre interfiere temporalmente con la producción de óxido nítrico, lo cual impide la correcta dilatación de las arterias durante unas horas tras la comida, un fenómeno que se llama disfunción endotelial", señaló el doctor Ros.

Con el paso del tiempo, la desactivación continuada del óxido nítrico produce una reacción inflamatoria que contribuye al endurecimiento de las arterias o arteriosclerosis, precursor de enfermedades vasculares, como la angina de pecho y el infarto de miocardio.

"Nuestro último trabajo muestra que comer nueces ayuda a mantener la elasticidad de las arterias. Uno de los nutrientes encontrados en las nueces es la arginina, un aminoácido usado por el cuerpo para producir oxido nítrico", aseguró el coordinador de la investigación.

Las nueces también contienen antioxidantes y ácido alfa-linolénico, un ácido graso omega-3 de origen vegetal, y estos compuestos también pueden contribuir a una mejor función endotelial.

NO INCREMENTAN EL PESO

Para aquellos preocupados por el aumento de peso por añadir nueces en su dieta, el investigador del Hospital Clínico de Barcelona puntualizó que no existe ninguna evidencia científica que relacione el consumo de alimentos ricos en grasas saludables, como los frutos secos, con un aumento del peso corporal. Sin embargo, comer grasas saturadas, presentes, por ejemplo, en la mantequilla o el tocino, conlleva con frecuencia un incremento del peso ya que estas grasas son consumidas con frecuencia con platos o alimentos que contienen grasa animal junto con azúcares.

En el estudio colaboraron 24 adultos sanos, no fumadores, con peso y presión arterial normal, La mitad de ellos con niveles de colesterol normal y la otra mitad, con niveles moderadamente altos. A cada uno de ellos se le pidió que siguiera una dieta mediterránea baja en colesterol durante las dos semanas previas al estudio y durante su desarrollo.

Posteriormente se les proporcionaron dos comidas altas en grasas, pero con una semana de diferencia y se les dividió en dos grupos aleatoriamente. A uno de ellos se le dieron, además, 40 gramos de nueces, el equivalente a 8 frutos en una de las comidas y aceite de oliva en la otra.

Los resultados de la investigación muestran que tanto las nueces como el aceite de oliva ayudaron a disminuir el inicio repentino de la inflamación y oxidación de las arterias. Pero, a diferencia del aceite de oliva, añadir nueces a la comida ayudó a preservar la elasticidad de las arterias, sin importar los niveles de colesterol de los participantes.