8 de julio de 2020
25 de julio de 2006

La radiación gamma para inactivar bacterias en las vacunas muestra una mayor eficacia frente a otros métodos

La radiación gamma para inactivar bacterias en las vacunas muestra una mayor eficacia frente a otros métodos

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El uso de radiación gamma para inactivar bacterias que se utilizan en la preparación de vacunas ha mostrado una mayor eficacia que otros métodos de inactivación tradicionales como el calor y los componentes químicos, según un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Immunology'. El descubrimiento podría dar lugar a vacunas más potentes relativamente baratas de producir, fáciles de almacenar y que pueden ser transportadas sin refrigeración.

Los investigadores demostraron en experimentos con ratones que una vacuna hecha con la bacteria 'Listeria monocytogenes' (LM) que había recibido radiaciones proporcionó una protección mucho mejor contra la enfermedad que la vacuna hecha de bacterias aniquiladas por calor.

Los expertos explican que la Listeria es un patógeno que surge en los alimentos que puede causar meningitis grave y enfermedad sistémica en individuos con problemas del sistema inmune. Esta bacteria se encuentra entre los agentes que podrían ser utilizados en ataques bioterroristas.

Para probar la bacteria irradiada los ratones fueron vacunados con una vacuna con patógenos eliminados por calor o con otra basada en la radiación de las bacterias y tras ello se les proporcionó una dosis letal de la bacteria LM. Todos los animales no vacunados o vacunados con la bacteria eliminada por calor murieron pero el 80 por ciento de los que recibieron una vacuna con la bacteria irradiada sobrevivieron. La protección contra la infección duró más de un año tras la vacunación con las bacterias LM que recibieron radiación.

Según Sandip Datta, autor principal del estudio, la irradiación es un proceso simple que retiene las características de las bacterias sin destruir los antígenos naturales o los adyuvantes intrínsecos.

En la actualidad los investigadores se encuentran experimentando con varias cepas bacterianas además de la de LM y señalan que el proceso podría también funcionar para producir una vacuna contra el 'Staphylococcus aureus', un importante patógeno humano que causa enfermedades resistentes a los fármacos.