6 de julio de 2020
4 de septiembre de 2006

La reducción del colesterol disminuye hasta un 35% el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón

La reducción del colesterol disminuye hasta un 35% el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón

BARCELONA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La reducción del colesterol disminuye hasta un 35% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, según pusieron ayer de manifiesto distintos expertos durante la presentación de un estudio sobre pacientes hipercolesterolémicos desde la perspectiva de los médicos de Atención Primaria y los cardiólogos europeos, en el marco del Congreso Mundial de Cardiología.

Los especialistas, entre los que destaca la presencia del doctor José Luis Zamorano, cardiólogo del Hospital Clínico de Madrid, y el profesor Alberico Catapano, profesor de Farmacología de la Universidad de Milán, destacaron que "el aumento de los índices de las enfermedades cardiovasculares se debe a una combinación de factores tales como el colesterol alto, la hipertensión, el tabaquismo y la obesidad".

Zamorano afirmó que "resulta imprescindible conducir a los pacientes a los objetivos terapéuticos que marcan las últimas guías de práctica clínica, como las de la Sociedad Europea de Cardiología, y no conformarse con niveles aproximados".

Durante el acto, promovido por Schering-Plough y Merk Sharp& Dohme, el doctor Zamorano sostuvo que "la tendencia actual entre los expertos es la de recomendar incluso que los pacientes de alto riesgo --cardiópatas, diabéticos e hipercolesterolémicos familiares-- permanezcan por debajo de los 70 miligramos".

En España, las enfermedades cardiovasculares son la causa de un tercio de las muertes en varones y de más del 50% en mujeres, generando unos costes de, aproximadamente, 7.000 millones de euros al año.

Zamorano afirmó que "dada la importancia de la carga que las enfermedades cardiovasculares supone para los países desarrollados, la prevención cardiovascular debe ser uno de los pilares fundamentales para su tratamiento".

Para llevar a cabo esta prevención, "es necesaria la plena concienciación por parte de el trípode que forman los gobiernos, los médicos y, por supuesto, los propios pacientes", señaló Zamorano.