12 de julio de 2020
5 de abril de 2006

Sanidad considera que fumar en las casetas de la Feria de Sevilla no contradice la ley

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, afirmó hoy, en declaraciones a Europa Press, que fumar en las casetas de feria no contradice la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo.

El Ayuntamiento de Sevilla anunció que permitirá el consumo de tabaco en las casetas de la Feria, tanto públicas como privadas, tras analizar un informe jurídico según el cual las casetas no coinciden con la naturaleza de los establecimientos sujetos a las prohibiciones de la Ley Antitabaco, en vigor desde el pasado 1 de enero.

En este sentido, Martínez Olmos indicó que la Ley de Medidas Sanitarias frente al Tabaquismo es una "ley general" y, por lo tanto, no contempla la casuística concreta. No obstante, subrayó que "las casetas de feria no son lugares que están totalmente cerrados, y tienen la consideración de recintos privados".

Por ello, no ve inconveniente en la valoración que ha hecho el Ayuntamiento de Sevilla ni la Junta de Andalucía, que es quien tiene que vigilar el cumplimiento de la ley. En cualquier caso, abogó por "enfatizar el mensaje de lo negativo que es fumar y procurar que se respete el derecho de los no fumadores".

A FAVOR DE RESTRINGIR LA PUBLICIDAD.

Por último, Martínez Olmos se refirió al expediente abierto a España por la Comisión Europea por seguir permitiendo publicidad de tabaco en eventos deportivos, ya que la Ley Antitabaco establece un periodo transitorio de tres años para que desaparezca la publicidad y patrocinio de las competiciones de motor, algo que Bruselas considera ilegal.

A este respecto indicó si hay alguna iniciativa por parte de la UE, será estudiada. "Todo lo que sea dar más pasos en relación con evitar publicidad y contribuir a un descenso del consumo del tabaco, me parece bien", concluyó.

La moratoria concedida a la publicidad y patrocinio de deportes de motor fue incluida en la tramitación parlamentaria de la ley, a instancia de los grupos nacionalistas catalanes, ya que el Ministerio de Sanidad se había mostrado en contra y no lo había recogido con anterioridad en el anteproyecto de ley.