15 de julio de 2020
1 de marzo de 2006

Los supervivientes de la bomba atómica tienen más enfermedades de tiroides, según un estudio

Los supervivientes de la bomba atómica tienen más enfermedades de tiroides, según un estudio

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los supervivientes de las dos bombas atómicas de Japón expuestos a radiación tienen ahora una mayor incidencia de ciertas enfermedades de tiroides, que incluyen tumores y quistes, según un estudio de la Fundación para la Investigación de los Efectos de la Radiación en Nagasaki e Hiroshima (Japón) que se publica en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA). En estas personas aumenta el riesgo de este tipo de enfermedades en función de su mayor juventud cuando recibieron la radiación.

Los expertos explican que la enfermedad de tiroides se ha convertido en un objetivo importante con el que estudiar los efectos de la radiación. Muchos estudios han informado de que el riesgo de nódulos de tiroide benignos y malignos aumentó con radiación externa e interna en personas jóvenes expuestas, aunque pocos estudios han seguido a poblaciones expuestas a radiación durante largos periodos como más de 50 años.

Los científicos dirigieron un estudio sobre la enfermedad de tiroides entre los años 2000 y 2003 para diagnosticar nódulos de tiroides y enfermedad inmune de tiroides en supervivientes de las bombas atómicas de 1945 en Hiroshima y Nagasaki. Los investigadores determinaron las relaciones entre las enfermedades de tiroides y las distintas dosis de radiación. El estudio incluyó a 4.019 participantes con una edad media de 70 años.

Las enfermedades de tiroides fueron identificadas en un 44,8 por ciento del total de participantes. En 3.185 personas del estudio la incidencia de todos los nódulos sólidos, tumores malignos, nódulos benignos y quistes fue del 14,6, 2,2, 4,9 y 7,7 por ciento respectivamente, asociados todos ellos con la dosis de radiación tiroidea. Los investigadores estiman que el 28 por ciento nódulos sólidos, el 37 por ciento de tumores malignos, el 31 por ciento de nódulos benignos y el 25 por ciento de quistes estaban asociados con la radiación.

Según los científicos, los participantes que se expusieron a la radiación cuando tenían menos de 20 años mostraron una asociación significativa con la dosis de radiación recibida en contraste con quienes tenían más de edad.

Según los investigadores, el estudio reveló que entre 55 y 58 años después de la radiación, existía una relación entre la incidencia de tumores sólidos malignos y nódulos benignos de tiroides y que esta relación fue superior entre aquellas personas expuestas a una más reducida edad. Sin embargo, los científicos no descubrieron esta asociación en lo relativo a enfermedades autoinmunes de tiroides.