6 de julio de 2020
13 de enero de 2006

Los suplementos de hierro y ácido fólico en áreas con malaria elevada podrían aumentar la mortalidad infantil

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los suplementos de hierro y ácido fólico que se proporcionan a los niños de poblaciones con altas tasas de malaria podrían dar lugar a un aumento del riesgo de enfermedad grave y mortalidad, según un estudio de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (Estados Unidos) que se publica esta semana en la revista británica 'The Lancet'.

Los expertos explican que la anemia causada por la deficiencia de hierro está extendida en el mundo en desarrollo y es sobre todo común en niños de menos de cinco años. Las guías internacionales recomiendan suplementos de hierro y ácido fólico en niños de menos de dos años en áreas con una alta prevalencia de anemia. Sin embargo, existe preocupación sobre si esta política podría ser perjudicial en áreas con una alta transmisión de la malaria.

Para investigar esto, los científicos asignaron de forma aleatoria a unos 24.000 niños de edades comprendidas entre un mes y 35 meses procedentes de Pemba (Zanzíbar), a recibir hierro y ácido fólico, sólo hierro, ácido fólico y zinc o sólo placebo.

El estudio en los grupos de hierro y ácido fólico del ensayo se detuvo pronto, ya que durante el seguimiento los científicos descubrieron que aquellos que recibían hierro y ácido fólico con o sin zinc tenían un 12 por ciento más de riesgo de ser hospitalizados debido a enfermedad grave o muerte en comparación con los que recibían placebo. El equipo de investigadores descubrió que sólo los niños cuya anemia estaba asociada con la deficiencia de hierro se beneficiaban de los suplementos con hierro y ácido fólico.

Robert E. Black, autor principal del estudio, concluye que cuando existe un programa para detectar y tratar la malaria y otras infecciones, los niños deficientes de hierro y ácido fólico pueden beneficiarse de los suplementos. Sin embargo, señala el investigador, en aquellos no deficientes los suplementos podrían ser perjudiciales.

Black señala que por ello, las guías internacionales sobre los suplementos a todos los niños deberían ser revisadas.

En un estudio de la misma institución también publicado en la revista, los científicos asignaron de forma aleatoria a 25.000 niños de entre uno y 36 meses de Nepal, un área de baja transmisión de la malaria, a recibir hierro y ácido fólico, sólo hierro, ácido fólico y zinc o sólo placebo.

Los investigadores descubrieron que el suplemento diario con hierro y ácido fólico, con o sin zinc, no tuvo efecto sobre el riesgo de mortalidad. Los autores afirman que a pesar de la carencia de efecto, los suplementos generales con hierro y ácido fólico se pueden aún garantizar en el caso de niños pequeños en áreas con una baja transmisión de la malaria debido a su papel en el desarrollo cognitivo y motor.