15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 28 de junio de 2019

    Teletransporte de información cuántica hasta dentro de un diamante

    Teletransporte de información cuántica hasta dentro de un diamante
    Estructura del diamanteYOKOHAMA NATIONAL UNIVERSITY

       MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

       Información cuántica ha sido teletransportada de forma segura dentro de los límites de un diamante, un logro con implicaciones sobre cómo se comparte y almacena información confidencial.

       "La teletransportación cuántica permite la transferencia de información cuántica a un espacio por lo demás inaccesible", dijo Hideo Kosaka, profesor de ingeniería en la Universidad Nacional de Yokohama y autor del estudio, que se publica en Communications Physics. "También permite la transferencia de información a una memoria cuántica sin revelar o destruir la información cuántica almacenada".

       El espacio inaccesible, en este caso, consistía en átomos de carbono en el diamante. Hecho de átomos de carbono enlazados, pero individualmente contenidos, un diamante contiene los ingredientes perfectos para la teletransportación cuántica.

       Un átomo de carbono tiene seis protones y seis neutrones en su núcleo, rodeado de seis electrones giratorios. Cuando los átomos se unen en un diamante, forman una celosía notoriamente fuerte. Sin embargo, los diamantes pueden tener defectos complejos cuando existe un átomo de nitrógeno en una de las dos vacantes adyacentes donde deberían estar los átomos de carbono. Este defecto se llama centro de vacantes de nitrógeno.

       Rodeado de átomos de carbono, la estructura del núcleo del átomo de nitrógeno crea lo que Kosaka llama un nanomagneto.

       Para manipular un electrón y un isótopo de carbono en la vacante, Kosaka y el equipo conectaron un cable de aproximadamente un cuarto del ancho de un cabello humano a la superficie de un diamante. Aplicaron un microondas y una onda de radio al cable para construir un campo magnético oscilante alrededor del diamante. Dieron forma al microondas para crear las condiciones óptimas y controladas para la transferencia de información cuántica dentro del diamante.

       Kosaka luego usó el nanomagneto de nitrógeno para anclar un electrón. Usando el microondas y las ondas de radio, Kosaka forzó el espín del electrón para entrelazarse con un espín nuclear del carbono: el momento angular del electrón y el núcleo de un átomo de carbono. El espín del electrón se rompe bajo un campo magnético creado por el nanomagneto, lo que le permite volverse susceptible al entrelazamiento. Una vez que las dos piezas están entrelazadas, lo que significa que sus características físicas están tan entrelazadas que no se pueden describir individualmente, se aplica un fotón que contiene información cuántica y el electrón absorbe el fotón.

       La absorción permite que el estado de polarización del fotón se transfiera al carbono, que está mediado por el electrón entrelazado, lo que demuestra una teleportación de información a nivel cuántico.

       "El éxito del almacenamiento de fotones en el otro nodo establece el entrelazamiento entre dos nodos adyacentes", dijo Kosaka. Llamados repetidores cuánticos, el proceso puede llevar trozos individuales de información de nodo a nodo, a través del campo cuántico.

       "Nuestro objetivo final es lograr repetidores cuánticos escalables para comunicaciones cuánticas de larga distancia y computadoras cuánticas distribuidas para computación cuántica a gran escala y metrología", dijo Kosaka.