12 de julio de 2020
16 de febrero de 2006

Un total de 47 organizaciones ecologistas piden al Gobierno un impulso a las energías renovables

Un total de 47 organizaciones ecologistas piden al Gobierno un impulso a las energías renovables

BARCELONA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace y Ecologistas en Acción presentaron ayer por la mañana en Barcelona el manifiesto '¿Nuclear? ¡Cierre, gracias!', en el que piden que el cierre de las centrales nucleares en España y una apuesta decidida por las energías renovables. El documento, impulsado por la coordinadora Tanquem les Nuclears, ha sido suscrito por 47 organizaciones relacionadas con movimientos ecologistas.

El manifiesto denuncia la actitud del Gobierno, que prometió crear la Mesa de la Energía como plan para el cierre de las centrales nucleares, pero que ahora, según la delegada de Greenpeace en Catalunya, Anna Rosa Martínez, "Montilla ha convertido en una mesa para la continuidad de las nucleares", con un predominio de lo que calificó "lobbys de la energía".

Martínez justificó la aparición del manifiesto como "una respuesta ciudadana", ya que, según datos del Eurobarómetro de enero, "sólo un 4% de los españoles cree que la energía nuclear sea una alternativa a la dependencia del petróleo". La delegada de Greenpeace afirmó que su pretensión es la de "formar a la sociedad, hacer una tarea de contrainformación", en referencia a lo que cree una campaña de presión de los grupos de poder a favor de las nucleares.

El portavoz de Ecologistas en Acción de Catalunya, Jaume Morrón, aseguró que la energía nuclear "no es necesaria para el abastecimiento eléctrico", ya que las fuentes renovables son suficientes y se mostró convencido de que el sector nuclear "no tiene inversores para mantener su posición actual", un sector que ha ido a la baja puesto que "sólo produce el 16% de la electricidad y el 5% de la energía del mundo"

Morrón enumeró las razones por las cuales consideran que la energía nuclear es insostenible, como el peligro que supone, el coste y que "alimenta la guerra" y alertó de la dificultad de gestionar los residuos, que "tardan más de 25.000 años en desaparecer". Morrón apuntó que la central cuyo cierre es mas urgente es la de Santa María de Garoña, ya que "es vieja y su producción de energía es insignificante".