7 de julio de 2020
25 de abril de 2006

Los trasplantes de médula ósea corrigen los daños renales en una enfermedad genética que afecta al riñón

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los trasplantes de médula ósea pueden corregir los daños renales y mejorar el funcionamiento de los riñones en un modelo de ratón de una enfermedad renal genética, el síndrome de Alport, lo que supondría una posible alternativa a los trasplantes de riñón, según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro Médico Diaconesa Beth Israel en Boston (Estados Unidos). Las conclusiones de la investigación se publican en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los expertos explican que el síndrome de Alport destruye los glomérulos de riñón, un montón de pequeños capilares que filtran desechos de unos 90 litros de sangre al día en humanos. La enfermedad está causada por mutaciones en el colágeno tipo IV, una proteína importante para la estructura y funcionamiento normal de los glomérulos. En la actualidad, la diálisis de por vida y los trasplantes de riñón son los últimos remedios a largo plazo para la mayoría de pacientes.

Los científicos trasplantaron médula ósea de ratones normales en ratones que carecían de uno de los genes del colágeno tipo IV, el COL4A3, que está presente en el riñón normal pero mutado en algunos pacientes con síndrome de Alport. Las células madre de la médula ósea donada se desarrollan en células renales, reparando los glomérulos dañados y reparando de forma parcial la producción de colágeno tipo IV.

Según los investigadores, el tratamiento mejoraba el funcionamiento de los riñones, reduciendo la cantidad de proteína en la orina, un síntoma clave del fallo renal. Los descubrimientos sugieren que el trasplante de células madre procedentes de médula ósea podría proporcionar una alternativa a los trasplantes renales repetidos y a la diálisis por las que los pacientes con síndrome de Alport suelen pasar.