11 de julio de 2020
28 de abril de 2006

La UIB investiga la expansión en Sa Dragonera de un cangrejo exótico que está siendo desplazado por una alga invasora

PALMA DE MALLORCA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de biólogos de la UIB está investigando en el Parc Natural de Sa Dragonera la expansión de una especie exótica de cangrejo procedente de la costa occidental africana y descubierta en Mallorca e Ibiza en 2001, que en los últimos años ha visto frenado su desarrollo como consecuencia de la aparición de una alga invasora, que está desplazando al crustáceo hacia otros hábitats.

Los expertos, miembros del Laboratorio de Biología Marina de la UIB, han constatado que la rápida expansión de la alga 'Lophocladia lallemandii' está desplazando al cangrejo 'Percnon gibbesi', dando lugar a una singular interacción entre dos especies invasoras de carácter animal y vegetal, informó hoy la Universidad balear en un comunicado.

El equipo, liderado por la doctora Salud Deudero e integrado por los biólogos Antoni Frau y Margalida Cerdà, ha averiguado que pese a ser una especie alóctona, el cangrejo no ha entrado en competencia con otras especies autóctonas del litoral mallorquín, si bien su espacio marino está siendo invadido por la mencionada alga, de la que se han detectado densidades muy elevadas en el Parc de Sa Dragonera.

Sin embargo, pese a la aparición repentina de esta alga, el estudio de la UIB, el primero de Europa en analizar la demografía y genética del crustáceo, focaliza sus investigaciones en determinar la forma de vida, grado de fecundidad, tamaño y distribución batimétrica del 'Percnon gibbesi', una de las once especies invasoras de crustáceos que habitan en el Mediterráneo. Según los expertos, el cangrejo habita en una profundidad no superior a los cuatro metros, y a medida que se observa el fondo marino disminuye la presencia del crustáceo. Además, el estudio señala que la mayoría de los ejemplares se encuentra entre los 0 y 2 metros, con un máximo de abundancia situado entre los 0,5 y 0,75 metros, situándose prácticamente en la superfície.

Asimismo, resulta imposible estudiar su comportamiento en la estación de invierno, dado que deja de ser visible, y los investigadores todavía no han averiguado el lugar de residencia invernal de esta especie, aunque estiman que la causa más probable de su ocultación esos meses sea la baja temperatura del agua, "demasiado fría para su genética".

Por otro lado, los biólogos han confirmado que el tamaño del 'Percnon gibbesi' oscila entre los 0,5 y 4 centímetros de longitud, siendo los que no superiores a los 2 centímetros la variante más abundante. Así, la gran cantidad de ejemplares observados (320 cangrejos censados sólo en Sa Dragonera) ha puesto de manifiesto la elevada fecundidad que presenta el cangrejo, "una estrategia reproductiva propia de las especies invasoras", señala el estudio.

En efecto, los investigadores observaron que la proporción de cangrejos hembra huevadas respecto al total de hembras durante el periodo de estudio (junio-septiembre) es superior al de las no huevedas, analizándose la fecundidad de un total de 59 hembras, que presentaron unos nivels de entre 954 y 24.083 huevos, con una media de 7.807 huevos por puesta.

El equipo de la UIB sigue investigando, con el objetivo de contribuir al conocimiento general de esta especie exótica que se ha establecido en poblaciones mediterráneas (Baleares y Sicília) y mtlánticas (Azores) y de divulgar información con vistas a analizar el comportamiento de otros procesos biológicos invasores en el Mar Mediterráneo.